Bancos encargan auditoría en zonas cercanas a nuevo brote de virus ISA

"Las noticias respecto de nuevas apariciones de la enfermedad son inquietantes, además de algo confusas en relación a cómo se detectaron", afirman en la industria. El Mercurio 04 de enero de 2011.


No ha sido indiferente para la banca el último brote de virus ISA detectado en la industria salmonera local. La semana pasada Jorge Claro, representante de los bancos en el consorcio que conforman junto con el sector salmonero y Corfo, solicitó a dicha instancia que realice una auditoría para monitorear el área cercana al mencionado hallazgo en la Región de Aysén.

Los resultados de este sondeo, indicaron fuentes de las entidades financieras, deben estar listos la segunda semana de enero.

La preocupación radica en la falta de prolijidad que habría de parte de algunas compañías para evitar una nueva propagación del virus, que ha generado pérdidas en el sector acuícola, toda vez que éste último mantiene deudas por entre US$ 2.500 millones y US$ 3 mil millones con la banca.

Repunte

Tras la crítica situación que vivieron los salmoneros entre 2007 y 2009 por el virus ISA -con cambios de ley y renegociaciones de deuda de por medio-, la industria comenzó a mejorar sus índices.

Este año, y debido principalmente a la baja en la producción chilena, se han alcanzado precios récord del salmón a nivel internacional. Además, las dos compañías que cotizan sus acciones en bolsa (Multiexport e Invermar) han dejado atrás sus pérdidas.

Es por eso que en la banca no se cuestiona la detección de un nuevo brote de ISA (tanto la autoridad como los privados han dicho que se deberá convivir con la enfermedad, pues sería imposible erradicarla), sino que la forma en que se descubrió.

El Subsecretario de Pesca, Pablo Galilea, dijo hace algunos días a este medio que a comienzos de diciembre fiscalizadores de Sernapesca detectaron un aumento en la mortalidad de los peces del centro Butan 1 de la empresa Acuinova en Aysén, lo que -según la autoridad- la compañía no habría informado. Tras este episodio, la autoridad decretó a este centro como en brote.

No obstante, la empresa cuestionada rechaza las acusaciones y ha señalado que "no existe ninguna posibilidad de ocultar el (virus) ISA", y que se ha cumplido con todos los protocolos que obliga la norma.

"Las noticias respecto de nuevos brotes de virus ISA son inquietantes, además de algo confusas en relación a cómo se detectaron", dice un gerente de un banco, que prefiere mantener su nombre en reserva.

En la industria financiera se plantea que se deben intensificar las medidas de control sanitario por parte de la autoridad, con el objeto de llevar a los salmoneros a estándares más rigurosos, escenario al que incluso aspiran muchos grandes productores.

Si bien la banca está permanentemente analizando a los salmoneros, hay otros actores que también ven con preocupación este escenario. Se trata de potenciales socios que ingresarían a algunas salmoneras, entre ellos fondos de inversión, los que también han puesto en tela de juicio la forma de detección del nuevo brote de ISA en Aysén a comienzos de diciembre pasado.

Esta información es confirmada por varias empresas que negocian con potenciales inversionistas, quienes prefieren mantener en reserva sus nombres y el de los potenciales socios, para no entorpecer las tratativas.

"Las productoras de salmón fueron refinanciadas por la banca en 2009, con dos años de gracia para capital. Dado que ese plazo todavía no transcurre, y han vendido la producción 2009 y 2010 sin tener que pagar el capital con que realizaron la cosecha 2009, han podido generar liquidez para seguir operando", explica un ejecutivo de la banca.

El problema, dice la misma fuente, radica en que un buen manejo del sector, y no sólo los mejores resultados de las salmoneras, podrían permitir la inyección de nueva deuda. 

Comments are closed.