Con cámaras ocultas vigilan al zorro de Darwin en la Cordillera de Nahuelbuta

Iniciativa pretende conocer mejor el comportamiento del pequeño animal, hoy en serio peligro de extinción. Está amenazado por el ser humano, los perros y hasta las vacas, que se comen la vegetación donde se esconde de sus depredadores. La Segunda, 11 de enero 2011.
Lea noticia relacionada: Lanzan Plan Nacional de Conservación del Huemul.


“Trampas cámaras”. Esa es la moderna técnica que se está utilizando en la Cordillera de Nahuelbuta para conocer mejor el comportamiento del zorro de Darwin, una especie que encuentra en peligro de extinción. Los expertos consideran que está incluso en mayor riesgo que los osos pandas y las ballenas.

El proyecto contempla la utilización de 31 cámaras de alta resolución, con las que es posible observar en detalle al pequeño zorro (mide sólo 30 centímetros de alto, en promedio) de color oscuro, patas cafés y cola corta. Para atraerlos y que los lentes puedan captarlos mejor, se utilizan latas de jurel como anzuelo.

La iniciativa es liderada por el ecólogo Jaime Jiménez y cuenta con el apoyo de Forestal Arauco, en cuyos terrenos se realizan las observaciones. El profesional resalta la importancia de cuidar al pequeño animal, ya que su presencia trae beneficios al medio ambiente. Por ejemplo, al comer y luego eliminar las semillas a través de sus fecas las dispersa por el bosque. Además funciona como un controlador de plagas, porque come insectos y ratones. “Mantiene un ecosistema saludable. Al protegerlo, se protege a todas las especies que están en su ambiente, el cual es bastante amplio”, señala Jiménez.

Incluso, se estima que mantener vigente al zorro de Darwin se podría salvar otros animales que están en peligro de extinción, que viven en el mismo lugar, como el pájaro carpintero negro, la rana de Darwin y el sapo de Bullock.ç

Los perros los atacan

Guardaparques son los encargados de extraer cada 15 días las memorias insertas en las cámaras digitales (color café para que se mimeticen con el ambiente) que se han instalado en árboles.

El objetivo es cuantificar la población de zorros —habitualmente se pensaba que sólo existía en Chiloé— y conocer más de sus costumbres

Lo que está claro hasta ahora es que el zorro de Darwin es habitualmente blanco de los perros, que los atacan, quitan la comida y transmiten enfermedades, como la rabia o el distemper. También son perseguidos por los campesinos, ya que estos pequeños animales atacan a las gallinas. Y hasta las vacas les producen un perjuicio, ya que al comerse la vegetación los dejan desprotegidos de los depredadores.

Como los zorros salen también en la noche, las cámaras tienen un flash infrarrojo, que es invisible al ojo animal y les saca fotos nocturnas en blanco y negro.

La iniciativa también contempla campañas para generar conciencia en la gente sobre el peligro en que se encuentra el zorro y también se está pidiendo que ayuden con material fotográfico propio a su observación.

Bernardo Reyes, ecólogo y presidente de Ética en los Bosques enfatiza: “Los propietarios de los predios donde vive el zorro de Darwin, que son mayoritariamente empresas forestales, deben tomar el acuerdo de proteger esas áreas. Es decir, sus operaciones forestales deben hacerse con el menor impacto posible”. 


 

Comments are closed.