Corte Suprema acoge recurso de protección contra planta de cerdos en Casablanca

Tribunal dejó sin efecto resolución de la Conama por lo cual el proyecto de Expo Pork Meat Chile debe someterse ahora a un Estudio de Impacto Ambiental. La Segunda, 19 de enero 2011.


La Corte Suprema acogió un recurso de protección presentado por un grupo de empresarios vitivinícolas, organizaciones ecologistas, organizaciones ciudadanas y juntas vecinales en contra de la decisión de la Comisión Nacional del Medio Ambiente (Conama) que aprobó la instalación de una planta faenadora de cerdos en el valle de Casablanca el 25 de agosto de 2009.

La decisión implica un revés para el proyecto de Expo Pork Meat, empresa de capitales chilenos que busca instalar en esa zona de la V Región un centro de producción de porcinos con una inversión por US$ 13 millones con una capacidad de faena de 64 toneladas de carne diarias.

El potencial impacto ambiental de este complejo –ubicado en las inmediaciones de la Viña Lapostolle– provocó la inmediata reacción de la industria vitivinícola instalada en este valle, como es el caso de las empresas Matetic, Veramonte, Casas del Bosque, Emiliana, Indómita y Morandé desde el momento que Expo Pork Meat presentó su Declaración de Impacto Ambiental (DIA) en diciembre de 2007.

En concreto, la decisión dejó sin efecto la Resolución Exenta Nº 4986/09 de 25 de agosto de 2009 del Director Ejecutivo de la Comisión Nacional del Medio Ambiente que aprobó el DIA y obliga a Expo Pork Meat Chile a someter su proyecto nuevamente a evaluación en un proceso más exigente a través de un Estudio de Impacto Ambiental.

La acción cautelar fue acogida en fallos unánimes por los ministros Héctor Carreño, Pedro Pierry, Sonia Araneda, Haroldo Brito y el abogado integrante Jorge Lagos, y en su fallo este máximo tribunal determina que la resolución de la Conama que aprobó la planta atenta contra el derecho de los recurrentes a vivir en un medio ambiente libre de contaminación.

“Los antecedentes expuestos demuestran que el proyecto puede influir negativamente en la magnitud del valor turístico de la zona de Casablanca, puesto que los olores que emanen de la planta obviamente tendrán una incidencia significativa en la decisión de los turistas de visitar o no la zona, si no se asegura debidamente el total control del efecto”, indicó la Suprema a través de un comunicado.

Este argumento era el punto central en la ofensiva de las viñas y comunidad de la zona encabezadas por Asociación de Empresarios Vitivinícolas del Valle de Casablanca, que preside Giorgianna Cuneo. 

Comments are closed.