Intoxicación en Longaví deja en evidencia vacío en la norma

Uso de plaguicidas. La aplicación de productos en huertos aledaños, pese a que en cada uno se respetó el procedimiento, sería la causa del percance ocurrido la semana pasada. Revisar la reglamentación o prohibir el uso de los productos más peligrosos que se utilizan para controlar plagas en la agricultura, se plantean como solución para este tipo de casos. El Centro de Talca, 12 de enero 2011.


Aun cuando existe una investigación en curso de la Seremi de Salud por la intoxicación que sufrieron en un predio agrícola de la comuna de Longaví un total de 16 personas, el problema surgido en este huerto dejó en evidencia un vacío en el procedimiento para aplicar estos productos. Ello porque los trabajadores que se intoxicaron habrían seguido el protocolo de aplicación del producto, un insecticida de nombre Imidan que tiene como período de reingreso a las labores 24 horas después de aplicado. Pero lo que habría sucedido es que en un huerto vecino se habría empleado un plaguicida de nombre Score, también siguiendo el procedimiento para este tipo de productos, pero afectando al grupo del huerto aledaño que justo ese día volvió a sus faenas.

Esta situación habría dejado en evidencia un vacío en el proceder, puesto que ambas aplicaciones, hechas de acuerdo a reglamento -según quienes conocen del tema-, no fueron coordinadas previamente por quienes trabajan en uno u otro huerto, algo que la normativa no establece como elemento obligatorio cuando se realizan este tipo de labores.

PROHIBIR O REGULAR

En Chile, el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) –organismo encargado de autorizar y fiscalizar el uso de los plaguicidas- tiene registrados mil 425 pesticidas que se utilizan en la agricultura, los que tienen clasificación roja, amarilla, azul y verde, dependiendo de su peligrosidad.

El director regional del SAG, Eric Paredes, dijo que todos los pesticidas que se están utilizando en la región están debidamente inscritos y autorizados, siendo muy pocos los que tienen clasificación rojo. Por ello, dijo que en lo que se podría poner un poco más de restricción es en que la aplicación cuente con una exigencia más dura. “Hoy para la aplicación de cualquier pesticida no hay que avisar a los vecinos, pero sí esto podría ponerse dentro del marco legal para que exista como obligación, por ejemplo. Pueden colocarse algunas normas restrictivas respecto de algunos pesticidas, sobre todo para los peligrosos”, dijo la autoridad.

La senadora Ximena Rincón (DC), que presentó una iniciativa en el Congreso, calificó como esperanzadora para el mundo rural la aprobación de la idea de legislar sobre la prohibición de uso, importación y comercialización de plaguicidas considerados peligrosos y en extremo peligrosos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), proyecto que presentó en junio pasado con el patrocinio de otros parlamentarios.

Rincón dijo que esta iniciativa no contó con el respaldo del Ejecutivo, que durante la discusión de la iniciativa en la Comisión de Agricultura presentó una indicación sustitutiva que obliga a que los plaguicidas deban ser revisados con anterioridad por la autoridad sanitaria, haciendo obligatorio para el SAG el rechazo en su registro de plaguicidas. 

 

Comments are closed.