La nueva vida de Lepanto

Hace ocho años que se cerró el basural. En el ex vertedero ahora se produce biogás y, próximamente, se generará electricidad.; Por más de treinta años funcionó el vertedero de Lepanto, en San Bernardo. Allí se acumularon unos nueve millones de toneladas de basura provenientes de todo Santiago. Pero en 2002, cuando se acabó su vida útil, el recinto fue cerrado. La Hora 03 de enero de 2011.


Desde entonces las empresas Aconcagua y Mitsui iniciaron un plan para reconvertirlo. Invirtieron US$8 millones y levantaron una planta que aprovecha la misma basura que una vez fue un problema para generar biogás.

Para ello cubrieron los desechos con dos capas de geomembrana (láminas de plástico) y sobre ello se dispuso de una capa de tierra, la que, con el debido tratamiento, impide la salida de malos olores.

Luego, a través de una chimenea, se permite la salida del gas que generan los desechos de manera controlada. Este gas es quemado a una temperatura de 762 grados Celsius, lo suficiente para eliminar el metano y el CO2, dos compuestos altamente contaminantes que se producen debido a este proceso.

Según detalla el ingeniero de la planta, Miguel Pereira, el biogás que se produce en Lepanto tiene un 60% de metano y un 40% de CO2. La gracia es que al quemar estos gases la empresa puede transar bonos de carbono debido a la reducción de gases de efecto invernadero que realiza.

LOS PROYECTOS

Pero el biogás puede tener otros usos. En Lepanto están realizando un estudio junto a Metrogás para generar electricidad por esta vía. La idea es entregar electricidad suficiente para mil hogares.

La alcaldesa de San Bernardo, Nora Cuevas, asegura que "sería muy positivo que de aquel punto negro de basura que tuvo San Bernardo se extrajera electricidad para nuestros vecinos. Creo que es la tendencia que están siguiendo las grandes empresas y eso se agradece, sobre todo cuando hay beneficios concretos que favorecen el medio ambiente y su recuperación".

VECINOS FELICES

En cuanto a los vecinos, las molestias que por tres décadas les trajo el basural ya son cosa del pasado.

"Antes habían muchas moscas y el olor era terrible. Además los camiones de basura botaban líquidos percolados que ensuciaban las calles", recuerda Manuel Palacios, vecino del lugar.

"Ahora ha mejorado bastante. Ya no se siente olor, ni tampoco andan tantos perros por el sector", agrega Valerio Contreras.

Aún así, le gustaría saber bien qué se está haciendo en el ex vertedero. "La gente debería tener más información”, opina.  
 
 
 -Bonos de carbono
Los bonos de carbono son un mecanismo internacional de reducción de gases, ante el aumento del calentamiento global. Dicho sistema fue propuesto en el protocolo de kioto en 1997 que busca reducir los 6 gases más importantes que producen el cambio climático. A la fecha son 147 los países que han aceptados este acuerdo internacional.
-762 grados celcius se alcanzan en la chimenea que quema el biogás de lepanto   
 

Comments are closed.