Suprema obliga a Shell a pagar $120 millones por contaminar playa

Dinero se usará para preservar momias Chinchorro. La demanda fue interpuesta por el CDE tras derrame de hidrocarburos en el sector de Las Petroleras, al norte de Antofagasta. El Mercurio, 19 de enero 2011.
Lea noticia relacionada: Justicia avala acuerdo de reparación de Shell al Estado por grave contaminación en Antofagasta.


La Corte Suprema resolvió que la empresa Shell Chile debe indemnizar al Estado chileno en 120 millones de pesos por contaminar con hidrocarburos -combustible líquido del tipo diésel- el suelo, subsuelo, napas subterráneas y borde costero de la playa Las Petroleras, ubicada al norte de la ciudad de Antofagasta.

El Consejo de Defensa del Estado (CDE) había presentado el 12 de diciembre de 2005, en el Tercer Juzgado Civil de Antofagasta, una demanda de indemnización de perjuicios derivados de daños ambientales a bienes de uso público.

Éstos se habían ocasionado por deficiencias en las operaciones de oleoductos y líneas de transportes de combustibles en tanques de almacenamiento ubicados a menos de una cuadra del mar.

Ya en abril de 2005 se detectaron afloramientos de hidrocarburos en la playa, que obligaron a la compañía a activar un plan de vigilancia ambiental para monitorear la calidad del agua de mar y sedimentos en el sector norte de la bahía.

El abogado Carlos Bonilla, procurador fiscal del CDE en Antofagasta, explicó ayer que el año pasado Shell Chile había llegado a un avenimiento con un sindicato de pescadores artesanales del muelle Bellavista de Antofagasta por reparación de daño ambiental y perjuicios para su actividad económica.

La compañía se comprometió a limpiar y extraer el hidrocarburo en la zona afectada, que se extiende en un área de 500 m².

"Trabajos que se mantienen hasta la fecha", aseguró el abogado.

Bonilla también informó que el CDE y el Consejo de Monumentos Nacionales acordaron destinar los 120 millones de pesos a un plan que en este momento desarrolla la Universidad de Tarapacá, en Arica, para preservar las momias de la cultura Chinchorro que actualmente se exponen en el Museo San Miguel de Azapa.

"En principio también fueron consideradas momias de la cultura atacameña (se conservan en la localidad de San Pedro de Atacama, en la Región de Antofagasta), pero se optó por el proyecto arqueológico de mayor relevancia en la zona norte del país, entre Arica y Antofagasta, por tratarse de momias que son incluso más antiguas que las egipcias y consideradas patrimonio de la humanidad por la Unesco", indicó Bonilla.

Este acuerdo es el segundo similar en los últimos seis años luego que el Estado chileno y la compañía GasAtacama llegaran a un avenimiento tras la destrucción de geoglifos en la provincia de El Loa, al este de Calama, por la construcción de cañerías de un gasoducto.

En aquella oportunidad se acordó un pago en torno a los 100 millones de pesos, recursos que también fueron invertidos en la conservación de las momias Chinchorro de Arica.  
 
 
– En 2005 la empresa GasAtacama llegó a un acuerdo con el Estado tras dañar geoglifos en la II Región.


 

Comments are closed.