Campañas Eléctricas: distorsionando la realidad

Carta al director de Rodrigo Bórquez, economista de Fundación Terram, marzo 2011. ;


Sr. Director.

Frente a las campañas publicitarias de las empresas que impulsan los proyectos de generación eléctrica más controvertidos desde la perspectiva socioambiental, como son Hidroaysén (Endesa y Colbún) y la Central Termoeléctrica Castilla (Empresa MPX), llama profundamente la atención que ambos dirijan férreamente su estrategia comunicacional a un punto clave, que ha logrado cierta aceptación social, especialmente en grupos menos conocedores del problema energético: una supuesta necesidad de aumentar continuamente los niveles de generación eléctrica, y así evitar cortes en el suministro eléctrico destinado a los sectores público y residencial.

No obstante, en términos reales, las cifras entregadas por la propia Comisión Nacional de Energía (CNE) desmienten tajantemente esta afirmación. Según la distribución sectorial del consumo eléctrico, en el peor de los casos, quienes podrían ver amenazados la regularidad del suministro eléctrico serían los sectores de minería e industria, que en conjunto consumen cerca del 65% del total generado en el país (37% y 28% respectivamente); los sectores público y residencial apenas consumen el 19%. Así, queda claro no sólo que estas campañas basan su estrategia de aceptación en una amenaza infundada de racionamiento, sino que además, la “necesidad” de aumentar la capacidad de generación persigue los ideales y convicciones de un sector específico, y no de la ciudadanía en su conjunto como se quiere hacer creer.

Comments are closed.