CAP desecha el tercer proyecto eléctrico previsto en Punta de Choros

Acerera anunció que no construirá termoeléctrica en la que invertiría US$ 460 millones. CAP utilizará los terrenos de la termoeléctrica para el acopio de mineral de hierro. La Tercera, 22 de marzo 2011.


Primero fue la central termoeléctrica Farellones, de Codelco, y luego Barrancones de Suez. Ayer, los dueños del tercer proyecto termoeléctrico que se mantenía vigente en las cercanías de la reserva ecológica de Punta de Choros anunciaron su desistimiento. La acerera CAP desechó de forma voluntaria seguir con la tramitación ambiental del proyecto termoeléctrico Cruz Grande, que se ubicaba en Chungungo, comuna de La Higuera, en la Región de Coquimbo, 60 kilómetros al norte de La Serena.

El proyecto termoeléctrico de CAP -el tercero que se pretendía instalar en una zona ecológicamente sensible, por su cercanía a la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt- contemplaba la construcción de dos unidades de generación a carbón, con una capacidad nominal de 300 megawatts y una inversión de US$ 460 millones.

La firma ya había recibido la segunda batería de preguntas de las autoridades ambientales y la decisión de retirar el proyecto se dio 10 días antes que venciera el plazo para entregar las respuestas. Al igual que las otras iniciativas, el proyecto Cruz Grande también era resistido por los grupos ambientalistas de la zona, los que manifestaron su satisfacción por la decisión.

La firma señaló que los terrenos donde se ubicaría la central se utilizarán para construir canchas de acopio para mineral de hierro, proveniente de los proyectos mineros que desarrolla en la zona, para lo cual deben presentar un nuevo Estudio de Impacto Ambiental. "En consideración a que nuestro foco estratégico está puesto en la minería del hierro y que cualquier nuevo desarrollo en la zona requiere contar con una adecuada infraestructura logística, hemos preferido reservar la zona geográfica de Cruz Grande para el acopio y embarque de mineral de hierro", señaló Jaime Charles, gerente general de grupo CAP.

Este no es el primer traspié de un proyecto eléctrico en la zona. En noviembre de 2008, Codelco desistió de seguir con la tramitación ambiental del proyecto Farellones, que contemplaba la construcción de una grupo de centrales a carbón con una capacidad de 800 Mw y una inversión de US$ 1.100 millones. En agosto del año pasado fue el turno de la Central Barrancones, de la francobelga Suez. Luego de obtener su aprobación ambiental y tras las protestas opositoras, el propio Presidente de la República, Sebastián Piñera, solicitó a la empresa estudiar la relocalización de la planta.

En CAP dicen que, como aún no completaba su trámite ambiental, Cruz Grande aún no había sido sometida a la aprobación del directorio para la inversión final.

La consultora María Isabel González cree que el desistimiento podría tener relación con la aprobación de la Central Castilla (2.100 Mw), que abastecerá con energía suficiente a las faenas mineras de la zona. "El proyecto Castilla acaba de ser aprobado y creo que tiene que ver más con eso. Desde esa perspectiva, los requerimientos futuros de la zona serán cubiertos por ella. El escenario sin Castilla era muy complejo, pero ya no lo es", dice.   
 
La Higuera sin centrales

Sorprendidos y satisfechos se manifestaron los ambientalistas tras la determinación de la acerera CAP. "Estábamos muy preocupados por esta central, porque queda al lado del pueblo de Chungungo, a unos 300 metros, y contemplaba como combustible carbón pulverizado, que no es la última tecnología. Nos alegramos mucho que hayan desistido del proyecto", dijo Jan van Dijk, secretario del Movimiento en Defensa del Medio Ambiente de La Higuera (Modema).

"Es una zona sumamente sensible. Además, se está haciendo una zonificación del borde costero y los lugares donde se iban a instalar Barrancones y Cruz Grande son zonas de interés ecológico, no son para industrias contaminantes. La Higuera va a estar en una zona protegida", agregó Van Dijk.

 

Comments are closed.