Contaminación en Puchuncaví: Evidencia de una nueva debilidad de la Reforma Ambiental

Columna de opinión de Paola Vasconi, coordinadora programa;Medio Ambiente de Fundación Terram, publicada en blog de diario La Tercera el 11 de marzo de 2011. Vea blog AQUÍ.;


Paralización de la localización de nuevas industrias en las comunas de Quintero, Puchuncaví y Concón. Esta es una de las medidas que han solicitado los habitantes y organizaciones de la zona, a partir de los resultados de un estudio preliminar que corroboró lo que durante años ellos han venido señalando en diferentes instancias y a distintas autoridades de gobierno y del parlamento: “los excesivos niveles de contaminación a los que esta expuesta la población que vive en el sector”. Cabe recordar que desde 1993 la zona ha sido declarada como zona saturada para algunos contaminantes y que esta vigente un Plan de Descontaminación desde 1996 que no ha tenido los resultados esperados.

Llama la atención, sin embargo, la respuesta de algunas autoridades y parlamentarios de la zona que han señalado que esta medida sería difícil de aplicar, pues hace mucho tiempo el Estado habría definido este sector como un polo de desarrollo energético para el país y que si las industrias, una a una, cumplen con la normativa vigente no habrían herramientas legales para impedir su localización en el sector. Es decir, por un lado, el Estado es capaz de tomar una decisión unilateralmente definiendo el destino de un territorio sin consulta a sus habitantes y sin medir sus consecuencias futuras y, por el otro, a sabiendas del daño en la salud de la población y del impacto en los ecosistemas el gobierno no tendría herramientas para impedir la localización de nuevas industrias en ese territorio.

Dos situaciones que me llevan a reflexionar sobre la reciente reforma a la institucionalidad y legislación ambiental en nuestro país, pues sin lugar a dudas un tema que desde Fundación Terram planteamos casi diría en la primera sesión, en este proyecto, fue la necesidad de incorporar el tema de ordenamiento territorial -con participación ciudadana-, la evaluación de alternativas de localización de los proyectos (como se usa en países desarrollados), la evaluación sinérgica a la hora de sumar una nueva fuente de contaminación/industria en una zona donde los niveles de contaminación ya son elevados. Todos instrumentos que claramente servirían a la autoridad actual para enfrentar una situación como la de Puchuncaví de manera de no seguir aprobando proyectos en la zona. Sin embargo, esta discusión, nunca se dio en el Parlamente, pues el Acuerdo Político firmado entre el Gobierno de Bachelet, la Concertación y la Alianza no lo permitió. De manera que poco a poco y caso a caso nos vamos dando cuenta de algunas debilidades de la reforma.

Pero más allá de esto, en vez de señalar que las leyes no permitirían tomar medidas como ésta, bien se que autoridades de gobierno y parlamentarios podrían decir que se estudiarán y presentarán al Parlamento las modificaciones legales que permitan abordar este tipo de situaciones. Quintero, Puchuncaví y Concón no resisten más y esto no es algo que la sociedad –gobierno, parlamento, sector industrial y ciudadanos- puedan obviar.

Comments are closed.