En 20 años Santiago crecerá en más de un millón de habitantes

Proyecciones de municipios afectados por cambio de plano regulador. El Mercurio, 01 de abril 2011.
Lea noticias relacionadas: Opositores a expansión urbana de Santiago acusan que cambios no pasaron por evaluación ambiental.
La nueva urbanización de Santiago que fija el Plan Regulador Metropolitano.


Renca, Quilicura, San Bernardo y La Pintana ya calcularon cuántos nuevos vecinos podrían recibir, y advierten que requerirán de una mayor infraestructura comunal.  
 
Tras la aprobación de la expansión en 10.000 hectáreas del Plano Regulador Metropolitano de Santiago, cuatro de las ocho comunas ya calcularon la cantidad de habitantes que podrán recibir. Sólo en Renca, La Pintana, Quilicura y San Bernardo, en conjunto, estiman que su población podría aumentar en casi un millón en 20 años, pero se preguntan si la infraestructura soportará la llegada de nuevos vecinos.

En La Pintana calculan que podrían llegar hasta 148 mil nuevos habitantes en 10 años. "Eso implica construir un centro nuevo de salud cada tres años y adquirir dos camiones recolectores de basura extra por año y $50 millones anuales para pagar por relleno sanitario", explica el alcalde Jaime Pavez.

En San Bernardo estiman que a 2030 habrán pasado de 300 mil a 750 mil habitantes pero, según explica la alcaldesa Nora Cuevas, el nuevo plano regulador implica un desarrollo equilibrado: "Esta expansión prevé un crecimiento paulatino y va a permitirnos presentar proyectos de mejor estándar".

El alcalde de Quilicura, Juan Carraco, sin embargo, está en desacuerdo con la expansión en su comuna -aumentaría en 400 mil habitantes-, sobre todo en sectores inundables que ahora pasaron a ser urbanos. "No hay ninguna certeza de que estos suelos pantanosos sean tratados como se debe hacer. Esto pone en riesgo la calidad de vida de aquellas personas que ahí habiten en el futuro".

Exigencias

El ordenamiento aprobado el miércoles exige a los nuevos proyectos inmobiliarios instalarse en un mínimo de 60 hectáreas, en las cuales debe haber 8% destinado a la construcción de viviendas sociales y 25% de áreas verdes.

Frente a estas exigencias, el presidente de la Comisión de la Cámara Chilena de la Construcción, Fernando Herrera, manifestó que "veamos qué es lo que están pidiendo, porque si nos ponemos demasiado estrictos, lo único que vamos a conseguir es que no se construya nada".

A juicio del vocero de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios, Vicente Domínguez, lo más valorable es que la modificación hará bajar los precios del suelo. A modo de ejemplo, en Colina el precio del terreno aumentó entre 10% y 15% desde 2009, mientras que en Renca, el valor subió 30%. Añadió que los nuevos proyectos verán la luz en dos o tres años.  
 
– 33.000 habitantes llegarían a Renca.
– 400.000 personas más albergaría Quilicura.
– 450.000 habitantes arribarían a San Bernardo.
– 148.000 llegarían a La Pintana.
– 30% ha subido el precio del suelo en Renca en 4 años.

 

Comments are closed.