Miles de jaibas aparecieron muertas en las playas del litoral norte de Mejillones

Extraño fenómeno ocurre dos días después del derrame registrado en esta misma zona el lunes pasado. La Estrella del Norte, 11 de marzo 2011.


Nuevamente los propios trabajadores de varias de las empresas ubicadas al sector norte de Mejillones, dieron la alerta sobre otro hecho preocupante que afecta al medio ambiente marino. Esta vez es la varazón de miles de jaibas, choritos, pulgas y un sinfín de otras especies marinas en la playa.

Desde temprano, decenas de mejilloninos se habían acercado a la costa ubicada entre el muelle sur de Corpesca y la Termoeléctrica, que fue el lugar donde se concentró la mayor parte de la varazón.

En estos más de dos mil metros de orilla se concentran miles de restos de jaibas, que a juicio de Luis Guevara, presidente del Sindicato de Buzos Mariscadores de Mejillones representan sólo un diez por ciento del recurso muerto en lo que era una de las bahías más bellas de país.

Las causas de este nuevo fenómeno lamentable para la flora y fauna de Mejillones están siendo investigadas por distintos organismos que ayer se dieron cita en la golpeada bahía. Entre estas instituciones está la Armada que ayer tomó muestras del agua y de los recursos que se hallaban botados, además de Sernapesca y la Autoridad Sanitaria.

El capitán de puerto Cristian de la Fuente indicó que enviarán los análisis al laboratorio SGS donde se analizará la composición del agua y así conocer el origen de este nuevo desastre ecológico.

Para Guevara el asunto está más que claro, tomando en consideración que hace dos días se registró un derrame de carboncillo a pocos metros del lugar donde hoy yacían los restos de estos recursos.

Los más afectados con el fenómeno fueron miles de jaibas que quedaron varadas en la playa, aunque Guevara manifestó que este problema se venía dando hacía varios días, incluso antes del último derrame.

La autoridad marítima llamó a los mejilloninos y a todos los que visitan la zona a no consumir los productos que quedaron varados en la orilla, hasta saber qué fue lo que les causó la muerte.

Para ello, en horas de la tarde, personal de la Armada en un bote hizo diferentes muestreos y se está a la espera de los análisis que pudiera hacer la autoridad sanitaria a los productos y al agua, no descartándose que pueda presentarse una medida adicional.

El encargado de la oficina comunal de Sernapesca, Oscar Fuentes, indicó que un equipo de Antofagasta viajaría en las próximas horas para hacer los análisis pertinentes para catalogar la magnitud del daño, ya que se sospechaba que en el agua la mortalidad era igual o más grande a la que se podía ver en la orilla.

Aún así se está a la espera de los resultados de las muestras sacadas el lunes pasado, luego del derrame registrado en las inmediaciones, aunque la Armada destacó que seguramente llegarán antes de los 15 días que demora regularmente, debido a que se pidió agilizar estos análisis.

Los que más lamentan esta varazón son los pescadores y buzos mariscadores dedicados a la extracción de las jaibas ya que se han perdido literalmente millones de pesos de este producto en todo el litoral.

Esto, tomando en consideración que la jaiba por unidad se vende a unos 250 pesos en el mercado mayorista, aunque su precio final puede llegar a los 500 pesos en Antofagasta.

Este recurso, uno de los más importantes de la zona, es vendido desde Iquique hasta Coquimbo donde tiene un masivo consumo.  
 
Uno y medio kilometro de playa es donde se concentra la mayor cantidad de jaibas muertas.


 

Comments are closed.