UCN advierte graves efectos por contaminación en Mejillones

Inhibir el crecimiento de bacterias y microalgas, así como afectar en forma directa e indirecta el desarrollo de especies marinas mayores, son parte de los efectos que tendría la contaminación que afectó un amplio sector de la Bahía de Mejillones. El Mercurio de Antofagasta, 09 de marzo 2011.


Este escenario fue analizado por la especialista en eco-química de la Universidad Católica del Norte (UCN), Dra. Paula Díaz Palma, quien aportó antecedentes para comprender esta problemática que causa preocupación y molestia entre los habitantes del puerto de Mejillones.

Las consecuencias de la contaminación, que sería probablemente ocasionada por la presencia de metales pesados que contiene el carbón, estarían focalizadas en el tiempo y en el espacio, no obstante, la investigadora estima necesario realizar estudios físico-químicos en profundidad para determinar el origen y composición de la extensa mancha contaminante que se aprecia a simple vista desde la costa.

Para la académica del Departamento de Química de la UCN, es fundamental identificar con certeza las características de la sustancia contaminante. El carbón es un compuesto sólido, que debido a la erosión eólica puede producir un material particulado fino y cuyos elementos más peligrosos son los metales pesados, como el plomo, el zinc y el arsénico; y algunos gases como el metano, entre otros.

“El impacto del carbón, sobre los organismos, es distinto al del petróleo, porque este último es bastante insoluble y su efecto es más bien físico. Se deposita en los organismos marinos y les impide moverse, alimentarse y respirar, bloqueando sus funciones vitales básicas. El carbón por otra parte, es poco soluble en el agua, pero con cambios en las condiciones de pH, temperatura y oxígeno, puede solubilizarse y puede afectar a los organismos a través de los metales pesados”, sostuvo la científica.

Explicó que en el caso de Mejillones por la época del año hay mucha estratificación térmica, es decir, el agua superficial es mucho más cálida que la de las profundidades. Esto hace previsible que, inicialmente, se afecten los organismos ubicados en la parte superior de la columna de agua. En todo caso, apuntó como fundamental continuar con los estudios para así encontrar una forma para mitigar los efectos.

 

Comments are closed.