La grave contaminación de Ventanas que la normativa chilena permite y que podría extenderse

Crisis ambiental en La Greda y sus consecuencias en zonas circundantes, como Maitencillo y Concón. El Mercurio, 03 de abril 2011.
Lea noticias relacionadas: Seremi de Salud dice que Corte no le pidió informe sobre Codelco-Ventanas.
Estudios muestran daños ambientales en Ventanas desde 1985.
Los tres meses de silencio del Gobierno frente a la contaminación de La Greda.


En este país se sobrepasan las normas internacionales que resguardan la salud humana y la ley es permisiva comparada con la de EE.UU. y de Europa. No se sabe cuán lejos ha llegado la contaminación ya que sólo se mide en el entorno cercano de las plantas industriales de la bahía de Quintero. Expertos y autoridades locales sospechan que podría afectar otras localidades del entorno.  

El visitante se da cuenta de inmediato cuando ingresa a La Greda, en Puchuncaví, en la V Región: una decena de industrias rodean la localidad de apenas 1.300 habitantes y de algunas de ellas sale humo amarillo. Hay poca vegetación, banderas negras izadas en las casas y en las calles prácticamente no hay gente. Los caminos llenos de polvo esta semana estaban apenas habitados por los apoderados del colegio La Greda, cuyos hijos fueron evacuados el 23 de marzo luego de que una nube tóxica de dióxido de azufre -entre otros componentes- se filtrara de la división Ventanas de Codelco y provocara intoxicaciones en 23 niños y siete adultos.

Fue el último episodio de una seguidilla de tragedias ambientales que han afectado al sector. En 1993, de hecho, fue declarada zona saturada por la presencia de anhídrido sulfuroso y material particulado, lo que fue seguido de un plan de descontaminación por parte de Codelco que tiene la división Ventanas, la de mayor tamaño y emisión de contaminantes. Los habitantes de La Greda están tan resignados como indignados: lo sabe bien la familia Cárdenas, cuya niña de 7 años, Javiera, fue una de las que el pasado 23 tuvieron crisis de asma, lo mismo que sus primos Tomás y Ailin, que cursan kínder y segundo básico, respectivamente. Ellos no culpan directamente a nadie, pero sí lo hace Luis Pino, presidente de la Asociación de ex Funcionarios de la Enami, que representa a 135 ex trabajadores de la empresa que han muerto de cáncer en los últimos años. Está seguro de que hay una relación entre las muertes y la contaminación de la zona y pretende determinarlo ante la Justicia.

Hay dos empresas que son las principales emanadoras de dióxido de azufre en la zona: además del complejo industrial de Codelco, las plantas termoeléctricas de AES Gener. Ambas se encuentran bajo la norma chilena, cuyos estándares son bastante bajos. Las dos, sin embargo, se hallan muy por sobre las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), e incluso por sobre la norma norteamericana, que ya es permisiva respecto de la europea. "Nosotros tenemos emisiones sujetas al plan de descontaminación de Ventanas, pero las normas las pone el Estado y no nosotros", señalan desde la Gerencia de Sustentabilidad de Codelco-Ventanas. "Siempre hemos estado dispuestos a reducir las emisiones".

Pero, ¿cómo se mide el nivel de contaminación en Chile? En la zona de Puchuncaví-Quintero hay cinco estaciones de monitoreo que miden la presencia de dióxido de azufre. La norma chilena es de 96 partes por billón (la que recomienda la OMS es de 7,5). La forma en que se mide el cumplimiento de esta meta, sin embargo, hace que la norma sea laxa: en Chile lo que vale es el promedio de las emisiones del día, a diferencia de lo que ocurre en EE.UU. y países europeos, donde la norma se debe cumplir hora a hora. Lo explica Marcelo Mena, ex gerente del Aire en el gobierno de Michelle Bachelet y actual director del Centro de Sustentabilidad de la Universidad Nacional Andrés Bello: "En Chile, el no tener norma horaria causa que se escondan peaks de fugas como el que afectó a La Greda la semana pasada. Hay momentos bajos, pero algunos extremadamente altos que, promediados en 24 horas, hacen cumplir la norma chilena. Esto no significa que en determinados momentos de una jornada la contaminación no sea capaz de mandar niños al hospital". Lo respalda Héctor Jorquera, docente de la Universidad Católica y gerente del Área de Soluciones Ambientales del Dictuc: "Evidentemente que no contar con una norma horaria nos pone en un nivel mucho más bajo de lo que se mide actualmente en los países desarrollados". De acuerdo con Mena, la antigua Conama propuso el año 2000 cambiar la norma "pero ante la presión de Codelco y Enami debió retirarla".

Lo que señalan ambos académicos se puede observar claramente en la página web de Sistema de Información de Calidad del Aire del Ministerio del Medio Ambiente. Al tomar al azar un día cualquiera, se observa que siempre hay un peak diario. Este punto álgido no siempre sobrepasa la norma chilena de 96 partes por billón, pero sí ocurre en la mayoría de las ocasiones. Por ejemplo: el lunes 12 de abril de 2010, la estación de monitoreo de Los Maitenes muestra que a las 16:00 horas hubo un peak de 870,5 partes por billón (806% por sobre la norma). De acuerdo con la OMS, la sobreexposición a dióxido de azufre puede provocar graves problemas respiratorios (ver infografía y recuadro).

Las normas de emisión de Chile se revisan cada cinco años. Las actuales datan de 2005, por lo que correspondía una revisión de ellas el año pasado, según lo consignan fuentes de la Conama.

El alcance a la redonda

Todos los actores políticos y sociales concuerdan en el problema que se ha generado en La Greda. Sin embargo, a ciencia cierta nadie puede determinar cuál es el real alcance de la contaminación de esta zona hacia los sectores aledaños. La razón es simple: no hay estudios que determinen hasta dónde han llegado las partículas dañinas para el medio ambiente y el ser humano. Tampoco se han hecho cálculos respecto de las concentraciones que podrían haber viajado hacia el norte y el sur de Ventanas.

Esta es la razón por la que los alcaldes de Puchuncaví y Quintero están preocupados. El primero, Agustín Valencia, señala que no puede hacer estimaciones de la magnitud porque los pocos estudios que tienen han sido centralizados en los lugares más cercanos y ninguno abarca la totalidad de la comuna. El edil de Quintero, José Varas, sin embargo, es más tajante a la hora de evaluar la propagación del daño: "La contaminación llega a 15 kilómetros a la redonda de Ventanas. Esto abarca a Quintero y a zonas que se ubican todavía más al sur". El viernes, junto al presidente del Senado, Guido Girardi, dio a conocer mediciones que hizo la Superintendencia de Servicios Sanitarios en los años 2006 y 2007.

De acuerdo con los datos dados a conocer, la contaminación generada por Codelco está extendida en toda la cuenca de Quintero y Puchuncaví. "Es un chiste considerar que la contaminación está sólo en la escuela La Greda", dijo Varas. Dio varios ejemplos: en septiembre de 2006, la concentración de selenio en la bahía de Quintero tendría una excedencia de 500% por sobre la norma, y en diciembre del mismo año el nivel de arsénico superó los límites permitidos en un 555%. Habló de coliformes fecales, fluoruro, sólidos suspendidos y níquel.

Desde el mundo académico se encargan de señalar que, sin mediciones concretas más allá del área de monitoreo, es muy difícil calcular el impacto en las zonas aledañas. Sin embargo, indican que es muy probable que la contaminación se extienda varios kilómetros. "Indudablemente la nube llega a balnearios circundantes, incluso a Viña del Mar, aunque no sabemos con cuánta intensidad, y si llegaría a ser peligrosa para el ser humano", señala Marcelo Mena. Héctor Jorquera indica que "probablemente el impacto es mayor que lo que muestra el área de monitoreo actual".
 Qué provocan las emisiones de gases en los seres humanos

En Chile, la norma de emisiones diarias de Dióxido de Azufre (SO2) es de 96 partículas por billón. La Organización Mundial de la Salud, en cambio, ha endurecido su normativa para establecer un promedio de 7,5 en 24 horas. La OMS tomó esta determinación considerando que "los efectos nocivos sobre la salud están asociados a niveles de SO2 muy inferiores a los aceptados hasta ahora", por lo que dicen que se requiere tomar mayores medidas de protección. Respecto de sus efectos sobre la salud de los seres humanos, la exposición a SO2 puede causar complicaciones en el sistema respiratorio y las funciones pulmonares, además de causar irritación ocular. Algunos de sus efectos pueden ser tos, secreción mucosa y agravamiento del asma y la bronquitis crónica, y aumentar la propensión de las personas a contraer infecciones del sistema respiratorio. Según la OMS, los días en que los niveles de SO2 son más altos, aumentan la mortalidad y los ingresos hospitalarios por cardiopatías.

El doctor Enrique Paris, director del Centro de Información Toxicológica de la Universidad Católica (CITUC), y especialista en pediatría ambiental, explica que es fundamental realizar estudios e implementar estaciones de monitoreo en la zona de Puchuncaví para establecer si existe o no una relación causal entre los posibles contaminantes y los problemas de salud de las personas. De todas formas, asegura que "el organismo, afortunadamente, tiene la posibilidad de que una vez que se retira del lugar donde está la contaminación, activa sus mecanismos de desintoxicación propia y baja los niveles". Pero también enfatiza que eso no lo puede hacer si vive ahí. "Por eso es común en toxicología que cuando pasa algo como en la escuela de La Greda, o se sacan los niños de ahí o se saca la tierra". En la misma línea, la directora de Rita Chile -la Red de Información Toxicológica y Alerta-, enfatiza en la necesidad de realizar un estudio integral del lugar como zona contaminada, dado que de lo contrario es aventurado establecer relaciones entre la presencia de metales y posibles enfermedades: "El porcentaje de cobre puede ser alto, pero el cobre, por ejemplo, no causa daños", explica la doctora. Asimismo dice que algunas partículas pueden anular la toxicidad de otras si se encuentran en determinados niveles, y que puede haber conductas individuales que sean agravantes para la captación de cáncer u otras enfermedades, como el tabaquismo.
Los 61 años de historia de Codelco Ventanas en Puchuncaví

1944: El 13 de Septiembre se crea la Comuna de Puchuncaví, mediante el decreto de Ley Nº 7.866 firmado por el presidente Juan Antonio Ríos.

1950: Se inicia la construcción del plantel industrial Ventanas, de la Empresa Nacional de Minería. Se eligió ese lugar por la disponibilidad de agua, por su cercanía con los puertos de Quintero y Valparaíso y por su equidistancia con los centros y proyectos mineros de la época. Se inaugura en 1964.

1979: Se origina el Sindicato de Trabajadores de ENAMI, establecimiento de Las Ventanas N° 1, el día 03 de septiembre.

2005: El 4 de enero se publica la Ley N° 19.993, que autoriza el traspaso de la fundición y refinería Ventanas a manos de la Corporación Nacional del Cobre (Codelco), como una estrategia del Gobierno para asegurar la viabilidad de Enami en el largo plazo. La empresa arrastraba una deuda de cerca de 450 millones de dólares desde la década de los 90.

2005: Quintero se declara zona saturada por las emisiones de anhídrido sulfuroso y material particulado proveniente, en su mayoría, de la planta de Codelco en Ventanas y de las turbinas de generación eléctrica a carbón de AES-Gener. Lo mismo había ocurrido con anterioridad en 1993, por lo que el Complejo Industrial Las Ventanas tuvo que implementar un plan de descontaminación que mantiene hasta el día de hoy.

2009: El 30 de julio, se presenta un recurso de protección en contra de Codelco, por un grupo de ex funcionarios de Enami -que representa a 135 ex trabajadores de la empresa muertos por cáncer-, por la presunta vulneración de la garantía constitucional del derecho a la vida, a la integridad física y psíquica de los habitantes de las comunas de Quintero y Puchuncaví.

2011: El 23 de marzo ocurre una intoxicación masiva en la escuela La Greda, por una nube tóxica liberada por la fundición Ventanas, de Codelco, en que se filtró dióxido de azufre.
El 30 de marzo, la Corte de Apelaciones de Valparaíso acoge un recurso de protección en favor de ex funcionarios de Enami, y de la comunidad de La Greda, y anuncia el cierre de Ventanas.
El 31 de marzo, la Corte revoca la decisión.

 

Comments are closed.