Plano regulador triplica zona urbana y resguarda casco histórico de Talca

Nueva normativa fue aprobada por el Consejo Regional. Ordenamiento incorpora áreas verdes en la ribera oriente del río Claro y ensanchamiento de calles. El Mercurio, 28 de abril 2011.


Tras cinco años de tramitación y una serie de modificaciones hechas después del terremoto, el Consejo Regional del Maule aprobó el nuevo plano regulador de Talca. Con el instrumento se renovará la normativa que data de 1990, triplicando la zona urbana y destinando una parte importante al cuidado de áreas verdes.

Asimismo, se pondrá énfasis en la recuperación del centro de la ciudad, destruido por el terremoto (ver nota relacionada). El arquitecto y asesor urbanista del municipio, Alejandro de la Puente, explicó que el nuevo plan fija distintos usos de los suelos en el centro, justamente para atraer a inversionistas que generen proyectos inmobiliarios, de servicios u otros. "El objetivo es aumentar la densidad en los terrenos que quedaron baldíos después de la catástrofe", dice el profesional.

El nuevo plan también propone recuperar terrenos de propiedad de EFE (cercanos al rodoviario) para la creación de una estación intermodal con oficinas y servicios. También proyecta el ensanchamiento de calles aledañas al terminal de buses para optimizar el flujo de los vehículos interurbanos que ingresan a la ciudad desde la Ruta 5 Sur y que, debido a la actual infraestructura vial, generan congestión vehicular.

En ese sector se proyecta desde un centro comercial (similar al ubicado en la Estación Central de Santiago) que alberge a los comerciantes informales, hasta proyectos habitacionales. "Es la ventaja del plan. Permite un sinnúmero de posibilidades de inversión", afirma De la Puente.

En tanto, el resguardo de las áreas verdes se destinó al norte de Talca, en la ribera del río Claro, a las 596 hectáreas de bosque y hábitat natural que podrían convertirse en un parque urbano o zonas para uso recreacional.

Y aunque el plan autoriza las construcciones en altura de acuerdo a la zona y la extensión del terreno, los expertos afirman que los talquinos están desechando vivir en edificios por temor a los sismos. De hecho, en la actualidad hay cinco proyectos en ejecución, pero no superan los ocho pisos, adecuándose a lo que tradicionalmente ha existido en Talca.  
 
Construcciones en el centro mantendrán diseño original

Uno de los puntos que establece el nuevo plano regulador es asegurar que las construcciones que se levanten en el casco histórico de Talca mantengan las fachadas y líneas arquitectónicas que había antes del terremoto. Así lo afirma el alcalde Juan Castro, quien explica que lo que se busca es mantener la identidad de la ciudad.

Tras el sismo, 1.703 propiedades del centro quedaron con orden de demolición, y para su recuperación el Ministerio de Vivienda trabaja en un programa de reconstrucción en fachada continua, al cual ya cerca de 300 damnificados han postulado para levantar viviendas de un piso con diseños similares a los que ya había. Hace un par de semanas se entregaron las primeras tres viviendas y se espera que el plan permita devolver parte de la riqueza arquitectónica del sector.

 

Comments are closed.