¿Qué hacer ante la contaminación?

Carta al director de Paola Vasconi, Coordinadora Programa de Medio Ambiente, de Fundación Terram enviada al diario El Mercurio en respuesta a editorial de ese medio de comunición publicada el 10 de abril. Vea editorial mencionada AQUÍ.


Sr. Director:
En editorial  “¿Qué hacer ante la contaminación?” el Mercurio señala que “la adopción irreflexiva de las normas medioambientales de países ricos podría hacer imposible el desarrollo chileno”, añadiendo que “nuestra normativa al respecto intenta combinar en forma eficiente, el beneficio de vivir en un medio libre de contaminación con el crecimiento económico”. Afirmaciones de las cuales me permito discrepar.

Hasta ahora, Chile no ha adoptado ninguna norma ambiental de manera irreflexiva, todo lo contrario. Los procesos normativos en Chile son extremadamente largos, de ello da cuenta por ejemplo, la norma de termoeléctricas que se inicio en 1998 y todavía esperamos su publicación en el Diario Oficial para que entre en vigencia. Al contrario de lo que señala su diario, la larga duración de los procesos normativos no es producto del rechazo de los ambientalistas al análisis costo-beneficio que se realiza  a cada  norma, lo que buscamos las organizaciones ambientales es que el sector privado no siga externalizando los impactos sociales y ambientales que generan sus inversiones y asuman estos costos. La demora es la dictación de las normas, ello se debe más bien, al lobby político ejercido por el sector privado que traspasa todos los análisis técnicos.

Según el Mercurio el poder optar a una normativa que realmente vaya en beneficio de la salud de las personas y el medioambiente sólo será posible cuando hayamos alcanzado “la riqueza material”, yo me pregunto si al alcanzar ese anhelado “desarrollo” ya no será un poco tarde para iniciar el proceso de protección de nuestro patrimonio natural, nuestros recursos naturales y, lo más importante, la salud de la población.

Comments are closed.