Ucrania honra a las víctimas de Chernóbil en el 25º aniversario de la catástrofe

Medvédev y Yanukóvich asisten a una misa dentro de la zona de exclusión. El presidente ucraniano recuerda que "ya nadie puede tener garantías de seguridad en el mañana", en referencia a la crisis de Fukushima. El Pais.com, 26 de abril 2011.
Lea noticias relacionadas: A 25 años de Chernobyl, expertos no logran consenso sobre el impacto del accidente en la salud.
Miles de personas protestan contra el uso de la energía nuclear en Alemania y Francia.


Con el debate sobre la energía atómica más abierto que nunca debido a la crisis de la central de Fukushima, aún no controlada, Ucrania homenajea a las víctimas de la catástrofe nuclear de Chernóbil, la más grave hasta el momento, de la que se cumple hoy el 25º aniversario. El 26 de abril de 1986, el reactor número 4 de la planta, entonces en la Unión Soviética, explotó y se incendió, desperdigando radiactividad por Europa.

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, ha insistido en que una de las lecciones aprendidas desde entonces es que los gobernantes han de decir la verdad sobre los accidentes nucleares, al contrario de lo que sucidió hace 25 años, cuando el Gobierno soviético ocultó el suceso durante los dos primeros días. "Debemos dar información totalmente precisa sobre lo que está ocurriendo", ha dicho desde los restos de la central, que ha visitado junto a su homólogo ucraniano, Víctor Yanúkovich.

Medvédev, además, ha defendido la necesidad de que se adopten nuevas medidas a nivel internacional para evitar que se repitan este tipo de accidentes. "Hoy he enviado propuestas a los líderes (mundiales) dirigidas a garantizar el desarrollo necesario de la energía nuclear en el mundo a la vez que se previenen consecuencias globales catastróficas".

Una treintena de personas murieron en los primeros momentos del accidente, pero muchos más han fallecido después de enfermedades relacionadas con la radiación. Decenas de miles fueron evacuadas de los alrededores y nunca han podido volver a sus hogares. Pese al trágico recordatorio que supone la crisis de Japón, la semana pasada, los donantes internacionales reunidos en Kiev solo fueron capaces de ofrecer 550 millones de euros, de los 740 millones necesarios, para financiar la construcción de una estructura de protección para cubrir el reactor de Chernóbil dañado y un almacén de residuos, pues el actual sarcófago ha empezado a filtrar radiación.

El presidente de Ucrania ha querido honrar a aquellos que entregaron su vida en la lucha contra la radiación. "Recordamos a los bomberos, a los policías, a los militares, a los aviadores, a los trabajadores… A los héroes que en los primeros días llegaron a Chernóbil y prácticamente con las manos desnudas taparon el reactor destruido", ha señalado en un mensaje difundido en la página web de la Presidencia. Estos hombres "salvaron al mundo de una catástrofe aun mayor y les estamos agradecidos por ello".

Yanukóvich ha indicado que existe una "medida terrible del tiempo: antes y después de Chernóbil", un "reto de magnitud planetaria" al que ha respondido la comunidad internacional unida. "Antes del 26 de abril de 1986, el mundo tenía una ilusión de seguridad. Después de esa fecha ya nadie puede tener garantías de seguridad en el mañana. Los acontecimientos en la central japonesa de Fukushima confirmaron esta amarga verdad", ha recordado.

El presidente ucraniano ha subrayado que el país está comprometido más que nadie con la tarea de que Chernóbil no sea un "factor de miedo ni inestabilidad para el mundo". "Ucrania estuvo mucho tiempo prácticamente sola frente a la tragedia de Chernóbil. Afortunadamente, hoy no estamos solos".

Los actos recordatorios de la tragedia de Chernóbil, que se sucederán durante toda la jornada, comenzaron esta madrugada con un servicio religioso en memoria de las víctimas. A mediodía, Yanukóvich y Medvédev han asistido a una misa en la única iglesia de la zona de exclusión de 30 kilómetros de la averiada central. La liturgia ha sido oficiada por el Metropolita de Kiev, Vladímir, y el patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa, Kiril, en la iglesia de Santo Iliá, según informan las agencias ucranianas. La iglesia fue cerrada a cal y canto tras la tragedia, pero fue reabierta en 1994 y reconstruida a partir de 2003.

Propuesta al G-8

Antes de visitar la central, Medvédev había adelantado que propondría a los países del G-8 iniciativas concretas para "elevar la seguridad de las centrales eléctricas nucleares".

"Consideramos que se necesitan exigencias de seguridad adicionales para la construcción y explotación de instalaciones energéticas nucleares", resaltó el jefe del Estado ruso, citado por la agencia Interfax. Según Medvédev, estos requerimientos de seguridad, que incrementarán la responsabilidad de los países que utilizan energía nuclear, deben quedar refrendados en documentos jurídicos internacionales de obligatorio cumplimiento por los Estados.

Las organizaciones internacionales, y en especial, el Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA), deberán velar estrictamente por el cumplimiento de dichas exigencias. Las propuestas se presentarán en la cumbre del G-8 que se celebrará los días 26 y 27 de mayo en Deauville (norte de Francia).

"Es necesario que las nuevas centrales eléctricas nucleares se construyan con las máximas barreras de protección; que los principios de apertura informativa y de total transparencia de las acciones se conviertan en una norma de trabajo para todas las centrales nucleares del mundo", añadió el jefe del Kremlin.

Mientras, el primer ministro ruso, Vladímir Putin, aseguró que la tragedia de Chernóbil "fue una lección para toda la

humanidad", que "obligó a revisar la fiabilidad y seguridad de la energía nuclear", en un mensaje divulgado por el Gobierno ruso.

 

Comments are closed.