Bachelet se distancia de señales de apoyo que su gobierno dio a HidroAysén

Ex vocero Francisco Vidal fue encomendado para precisar la postura que tuvo la ex mandataria. Ex ministro agregó que respaldos de Pérez Yoma y Tokman a la iniciativa no la representaban. En medio de la ofensiva del oficialismo por responsabilizar al gobierno de Michelle Bachelet frente al inicio de la tramitación de HidroAysén, ex autoridades de su administración salieron a desmentir ayer que la ex mandataria se haya manifestado a favor de la construcción de la megacentral. La Tercera 25 de mayo de 2011.


Mientras desde Nueva York -donde ejerce como secretaria adjunta de la ONU-Mujeres- Bachelet ha guardado silencio frente a la polémica que ha generado la aprobación ambiental del proyecto hidroeléctrico, su ex ministro portavoz, Francisco Vidal, destacó que durante la gestión de la ex gobernante se realizaron numerosas objeciones a la iniciativa.

Cercanos a la ex mandataria explicaron que Vidal fue encomendado para precisar el rol que tuvo Bachelet durante la tramitación del proyecto, que ingresó al sistema de evaluación ambiental en agosto de 2008.

Pese a que para algunos el avance legal de la iniciativa y las opiniones de las entonces autoridades de gobierno en favor de su instalación -no desautorizadas por Bachelet- representaba una señal de respaldo, Vidal confrontó esa tesis, señalando que "Bachelet rechazó dos veces el proyecto HidroAysén. En octubre de 2008, cuando se hicieron tres mil objeciones a la iniciativa, y en enero de 2010, cuando se formularon otras mil objeciones".

El ex secretario de Estado también señaló que las opiniones que pudiesen dar o haber dado en su momento el entonces ministro de Interior Edmundo Pérez Yoma y el titular de Energía Marcelo Tokman, deben entenderse como personales, "ya que no representan a la ex presidenta".

Al inicio de la tramitación del proyecto, Pérez Yoma dijo que Chile debía "acelerar los estudios para desarrollar la energía nuclear y, paralelamente, impulsar la pronta construcción de las centrales hidroeléctricas en Aysén".

Su entonces par de Obras Públicas, Sergio Bitar, también alertaba en esa época sobre la necesidad de avanzar en la concreción del proyecto.

"Si estas centrales no se hicieran, tendríamos un déficit mayor de energía hacia el año 2013, y eso puede comprometer el desarrollo nacional", afirmó Bitar entonces.

El proyecto de Endesa-Colbún también tuvo sus detractores en la administración bacheletista. Uno de ellos fue la ex titular de Medio Ambiente Ana Lya Uriarte. La ex ministra destacó ayer que las observaciones presentadas a HidroAysén forzaron al consorcio a retirar temporalmente su tramitación ambiental en dos oportunidades. "El proyecto estaba saliendo mal en su examen durante el gobierno de Bachelet", afirmó.

Según recuerdan en la oposición, por esos años Bachelet comentaba en privado que si bien no se iba a oponer a HidroAysén, tampoco estaba dispuesta a que éste se aprobara estando ella en La Moneda.

Vidal ha señalado que la postura del gobierno entonces era que HidroAysén debía cumplir con todas las exigencias medioambientales, y que si esto era así, el proyecto se aprobaría.

Ofensiva del gobierno

Las masivas movilizaciones en contra de la construcción de la megacentral en Aysén y la arremetida de la Concertación por capitalizar el descontento ciudadano han incomodado al gobierno.

Junto con diseñar una estrategia para transmitir a la opinión pública la necesidad de aumentar la oferta energética para viabilizar un crecimiento económico a tasas de 7%, en La Moneda también se ha apuntado al sigiloso avance que tuvo HidroAysén desde 2008.

Hace una semana, el Ejecutivo distribuyó a sus parlamentarios un documento con declaraciones de personeros concertacionistas respaldando la central cuando estaban en el gobierno. En el oficialismo sostienen que el proyecto avanzó con el beneplácito de las principales autoridades de la época y sin las duras críticas que hoy han lanzado dirigentes de la Concertación. 
 
 
 Recuadro : 
 
 
Polémica por lugar de nueva marcha

Aunque el Vicepresidente Rodrigo Hinzpeter dijo ayer que el gobierno va a autorizar una nueva movilización en protesta por HidroAysén, su sugerencia de trasladar la manifestación al Parque O’Higgins generó ayer una nueva polémica con grupos medioambientalistas.

"Esa no es una alternativa, si quiere podemos organizar ahí un picnic con el intendente", ironizó ayer el vocero de Acción Ecológica, Luis Mariano Rendón, defendiendo el derecho de los manifestantes a marchar desde Plaza Italia hasta el frontis de La Moneda.

El intendente Fernando Echeverría dijo que como la aprobación de HidroAysén se realizó en el SEA de Coyhaique, ahí deberían ser las marchas.

Comments are closed.