“Nuevamente Transporte, junto a Medio Ambiente y la vocera de Gobierno, le doblan la mano a Salud”

Comunicaciones Terram 01 de junio de 2011.
En los últimos días Santiago ha vivido una seguidilla de episodios críticos de contaminación del aire poniendo en grave riesgo la salud de los capitalinos. Sin embargo, el Ministro de Transporte le dobla la mano Salud al desechar de antemano la ampliación de la restricción vehicular a los autos catalíticos, una de las pocas medidas paliativas que tiene el Gobierno a la mano para enfrentar los días críticos de contaminación y proteger la salud de la población.


Ante la aguda crisis por la contaminación atmosférica que se ha registrado en los últimos días en el Gran Santiago, Paola Vasconi, Coordinadora del Programa de Medioambiente de Fundación Terram señala que “las medidas de descontaminación impulsadas en el marco del Plan de Prevención y Descontaminación Atmosférica de Santiago (PPDA) en los últimos años se han visto nuevamente sobrepasadas con creces, por lo que urge abrir la discusión, y permitir la incorporación de modificaciones estructurales, tanto en el corto como en el mediano plazo”.

Según la profesional de Terram, la propuesta del Ministro de Salud, Jaime Mañalich, de ampliar la restricción vehicular a autos con convertidor catalítico, con vistas a mejorar la calidad del aire y proteger la salud, busca generar un impacto puntual durante los días críticos de contaminación. Ante lo que agregó, “esta medida no es nueva, fue ampliamente discutida en el 2006-2007, durante la reformulación de las medidas para Gestionar los Episodios Críticos de Contaminación (GEC); y a pesar de la negativa de Transporte, quedó incorporada en el Plan de GEC en el 2007 y en el decreto Nº66 de la SEGPRES que actualizó el Plan de Descontaminación en el 2009. Pese a ello, esta medida nunca ha sido aplicada, pues el desastre del Transantiago fue excusa perfecta para que desde el Ministerio de Transporte se desechara”. Hoy, con cambio de Gobierno de por medio, “vemos que el enfrentamiento entre ambos ministerios se mantiene, la diferencia quizás radica en el apoyo de Medio Ambiente”, enfatizó Vasconi.

A juicio la Coordinadora de Medio Ambiente de Terram, “la restricción vehicular no es una buena política de fondo para descontaminar Santiago, pues la labor del Estado debiera centrarse en buscar mecanismos que fomenten el transporte público y desincentiven el uso del automóvil particular”. Sin embargo, dada la realidad actual –donde el 90% de los vehículos livianos utilizan convertidor catalítico-, Vasconi señaló que esta es una de la pocas medidas paliativas disponibles que permitiría en lo inmediato proteger la salud de los santiaguinos, a la hora de enfrentar episodios críticos de contaminación.

Al alero de este panorama, Paola Vasconi preciso que “más allá de esta discusión coyuntural, urge que se priorice un enfoque preventivo, en el marco del Plan de Gestión de Episodios Críticos, anteponiendo la salud de los capitalinos, especialmente niños y adultos mayores, población más vulnerable que está siendo afectada por la mala calidad del aire”.

Más informaciones: Comunicaciones Terram 07 9584543 – (2) 2694499

Comments are closed.