Servicios públicos evalúan pedir más antecedentes a termoeléctrica en Puchuncaví

Medio Ambiente, Salud y Agricultura declararon "inconformidad" con el proyecto de Southern Cross. Una nueva ronda de consultas por parte de los servicios con competencia ambiental podría enfrentar el proyecto termoeléctrico Río Corrientes (RC Generación), del fondo de inversiones Southern Cross. Esto, luego de que la mitad de los servicios públicos que participarán en la comisión que dará su aprobación o rechazo al proyecto manifestó inconformidad u observaciones a la iniciativa. La Tercera, 17 de mayo 2011.


El proyecto Río Corrientes se ubicará en la zona de Puchuncaví, Ventanas, en la Región de Valparaíso, y contempla la construcción de dos unidades a carbón, con una capacidad de generación conjunta de 700 megawatts (MW) y una inversión de US$ 1.081 millones. La primera central entraría en operación en 2015 y la segunda, al año siguiente. De los 10 servicios que votarán el proyecto -más el intendente de Valparaíso, Raúl Celis, y la directora regional del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), Magdalena Prieto-, cinco hicieron reparos. Medio Ambiente, Salud y Agricultura señalaron su "inconformidad", en tanto, Economía y la Dirección General de Aguas (DGA) plantearon reparos.

Transporte, Energía, Planificación, MOP y Vivienda no hicieron observaciones.

Raúl Celis, intendente de Valparaíso, señala que los cuestionamientos de los servicios tienen que ver con la situación de contaminación de Puchuncaví, declarada en 1993 zona saturada de emisiones. "El proyecto por sí solo no genera un impacto muy importante en materia de emisiones. Se podría calificar de relativamente limpio al lado de otros, que tienen muchos años funcionando en el parque industrial. Hay que apreciarlo como un conjunto, y no como caso aislado. Hay varios actores y hay que medir el grado de contaminación que provocan todos", dice.

Celis indica que una vez que se cuente con el Informe Consolidado de Evaluación (ICE) -que debería estar listo a fin de esta semana- se decidirá la votación del proyecto para su aprobación o rechazo, aunque también existe la posibilidad de que se someta a un cuarto proceso de consultas por parte de la autoridad. "Estos no son aspectos que se puedan solucionar de un mes o un par de meses a otro. Se alargaría el proceso (de tramitación) por un buen tiempo más", dice si se opta por ello.

Los cuestionamientos se vinculan con dos puntos: las compensaciones y el monitoreo de las emisiones de dióxido de azufre (SO2) y el material particulado (PM10).

Hernán Bruher, seremi de Medio Ambiente, dice que, en el primer caso, la compensación de emisiones acordadas por RC Generación y Codelco son insuficientes -pues serían compartidas con Energía Minera, de Codelco- y hacen compleja la fiscalización. Para el caso del PM10, dice, la entrada de Río Corrientes llevaría a la zona a la calidad de saturada en emisiones, incumpliendo la norma ambiental.

La empresa ha señalado que las centrales utilizarán tecnología de última generación y que cumple con todos los parámetros exigidos.   
 
Centrales con tecnología de punta

En la empresa sostienen que la central proyectada cuenta con tecnología de punta y con las menores emisiones de todo el país. RC Generación, dicen, representará menos del 2,5% de las emisiones totales de la zona, las cuales serán compensadas en 110%. Asimismo, indican desde la compañía, las centrales entrarían en operaciones después de 2014, una vez que la zona ya esté descontaminada.

Mitigaciones insuficientes

Los servicios públicos señalan que el acuerdo de compensación de emisiones de SO2 alcanzado con Codelco no cubriría todas las necesidades del proyecto y sería complejo de fiscalizar, pues no permitiría establecer responsabilidades en caso de incumplimientos. Asimismo, las centrales llevarían nuevamente a la zona a sobrepasar el límite de emisiones para material particulado (PM10), incumpliendo la ley.

Comments are closed.