¿Y ahora qué? A dos semanas de la aprobación de HidroAysén

Columna de opinión de Flavia Liberona, directora ejecutiva de Fundación Terram, publicada en el blog de La Tercera el 20 de mayo 2011.


En los últimos días hemos sido testigos del amplio rechazo ciudadano al proyecto hidroeléctrico que pretende represar la Patagonia chilena, y que se ha expresado de numerosas formas: manifestaciones, cicletadas, velatones, cacerolazos y muchas otras. Sin duda, esta ola de expresión ciudadana ha sorprendido al gobierno, a los parlamentarios y políticos y, por qué no decirlo, a todo el país, incluidas las organizaciones que trabajamos en la campaña Patagonia Sin Represas.

Desde nuestra perspectiva, la aprobación de HidroAysén cataliza el descontento ciudadano expresado en casi un centenar de conflictos asociados a proyectos de generación eléctrica que vienen sucediéndose en el país desde el año 2006. La empresa y el gobierno se equivocaron y la campaña de terror gestada desde los grandes empresarios del sector eléctrico respecto al futuro energético – eléctrico del país, resulto contraporducente. Hoy más que nunca los chilenos valoran la Patagonia, la sienten parte de su patrimonio natural y no quieren que sea maltratada y agredida como tantos otros territorios.

De nada ha servido que sean los propios funcionarios de gobierno -encabezados por el biministro de Energía y Minería, Laurence Golborne, la Ministra de  Medio Ambiente, María Ignacia Benítez, y el propio Presidente Sebastián Piñera-, intenten imprimir en este proyecto la imagen de proyecto país, o que haya sido aprobado bajo la institucionalidad ambiental vigente, ni una serie de otras razones. La gente ya sabe que este y otros tantos proyectos no tiene nada que ver con proyectos para el país, sino que son simplemente iniciativas privadas que generan beneficios económicos a las empresas, mientras que socializan los costos o impactos ambientales y sociales. Por ello y ad portas del 21 de mayo, Piñera está en un problema; ya no sirven las frases de titulares sin un contenido claro y explícito concreto.

Cada vez es más difícil hacer creer a la gente que estamos frente a una  supuesta estrechez energética, o que debemos  duplicar nuestra potencia instalada de generación eléctrica en los próximos 10 años. Tanto el propio Daniel Fernandez como Libertad y Desarrollo han reconocido que esto no es así. Ahora se dice que incorporar energías renovables no convencionales es caro y que el precio de la electricidad no bajaría, sin embargo los propios empresarios de ese sector presentaron recientemente un estudio en que demuestran que la incorporación de sólo un 3% de ERNC ha generado impacto en términos de una importante disminución de costos del KW/H.

Frente a estas circunstancias, ¿qué podemos esperar mañana en el discurso del Presidente del 21 de mayo? Ya hay trascendidos sobre anuncios en materia de ERNC. Pero, para que una política eléctrica nacional represente un verdadero avance para el país, debe gestarse de manera participativa y democrática, incorporando opiniones de todos los sectores, incluyendo organizaciones de la sociedad civil, así como abriendo la discusión a temas que son de la mayor importancia, tales como fijación de precios, sistemas de distribución, net metering, eficiencia y ahorro de energía, recambio tecnológico, reformas al marco regulatorio energético y ambiental y, por su supuesto, incentivos para la incorporación de ERNC.

El Presidente y su gobierno tienen la oportunidad de retomar el rol  para el que fueron elegidos por el país: gobernar para todos los chilenos y chilenas, cautelar el bien público y no alinearse con el gran sector empresarial. El respaldo que Piñera y sus subordinados han dado a HidroAysén no puede ser olvidado u obviado por los anuncios grandilocuentes.  Muchos habitantes de Chile estaremos expectantes, pues sabemos que se necesita un cambio, un gran giro en estos temas para que de verdad existan políticas públicas que asuman los desafíos que implica avanzar hacia un país más justo, equitativo, con mejores estándares socioambientales. HidroAysén ha marcado un hito, el país se ha unido por una causa, ahora todos somos Patagonia y eso indudablemente cambia lo que será el fututo ambiental y energético de Chile

Comments are closed.