Argentina y Brasil proponen crear un santuario ballenero en Sudamérica

Reunión anual de la Comisión Ballenera Internacional. La iniciativa cuenta con el apoyo de trece naciones de la región, entre ellas Chile. El área protegida estaría en el Atlántico y es vista como un potencial foco turístico.;El Mercurio, 14 de julio 2011.
Lea noticia relacionada: Los pros y los contras del avistamiento de ballenas.


Una zona protegida para las ballenas en el Atlántico es la propuesta de Argentina y Brasil en el marco de la 63° reunión anual de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), que finaliza mañana en la isla de Jersey, Inglaterra.

"La idea es crear un santuario en el Hemisferio Sur. Esta iniciativa fue ratificada por los países miembros del Grupo de Buenos Aires -entre los que se encuentra Chile- en una reunión previa realizada el 24 de junio", dice José Luis Balmaceda, comisionado chileno ante la CBI.

El proyecto es llamado "Refugio para el Atlántico Sur" y sus límites irían desde el Ecuador hasta la actual reserva Océano Austral. La iniciativa se sumaría a las reservas existentes en el Océano Índico (que data de 1979) y la Océano Austral (de 1994).

"La finalidad de una reserva es fortalecer la moratoria. Si un día se abre, se conservan grandes porciones de océanos cerrados a la caza comercial", explica Vincent Ridoux, miembro del comité científico de la CBI.

El objetivo de los sudamericanos es desarrollar una industria turística que podría generar US$ 3 mil millones anuales y crear 24 mil empleos.

Para convertirse en realidad, el proyecto debe ser aprobado por el 75% de los 89 países miembros del CBI. Sin embargo, en los últimos 10 años ha sido rechazado sistemáticamente por el bloque japonés.

Esta situación se produce -según denuncian los países conservacionistas- porque varias naciones apoyan la posición de Japón a cambio de incentivos y el pago de la cuota de membresía a la CBI.

Ayer se dio un importante paso para garantizar la transparencia de la institución, al aprobar una moción que sólo permitirá que los países paguen su membresía a través de transferencia bancaria, explicitando la proveniencia de los fondos.

En tanto, las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) criticaron la actual posición de EE.UU., que propuso un proyecto que "pretende utilizar el consenso como único mecanismo para tratar los asuntos de la CBI, evitando así el uso de la votación para detener la cacería y hacer avanzar temas vitales en conservación de ballenas", denunciaron las ONG.

 

Comments are closed.