Demandan al Gobierno la nominación de un delegado presidencial para la reconstrucción

Los senadores Ximena Rincón, Mariano Ruiz- Esquide, Andrés Zaldívar, y Hosaín Sabag -como representantes de las regiones más afectadas por el terremoto- aseguraron que la situación de la localidad del Biobío se repite en el resto de las zonas afectadas por la catástrofe. Senado.cl, 10 de julio de 2011.


Como "la punta del iceberg de una reconstrucción demasiado lenta", calificaron el reportaje televisivo sobre los nulos avances en Dichato, los jefes de Comité  DC, Andrés Zaldívar y Ximena Rincón en conjunto con los representantes de la VIII región, Mariano Ruiz- Esquide y Hosaín Sabag.

Los parlamentarios  aseguraron que en su calidad de representantes de una de las zonas más afectadas por la catástrofe del 27 de febrero de 2010 que "observan a diario que la situación de la localidad del Biobío se repite con tanta o más fuerza en el resto de las zonas afectadas por la catástrofe".

Al respecto, plantearon su esperanza de que con el cambio de gabinete se produzca un potenciamiento de la reconstrucción, que "en los últimos meses se vio bastante postergada". Por ello, instaron al Gobierno a "nombrar un delegado presidencial para la zonas afectadas, que otorgue más transparencia en el proceso".

"Queremos pedirle al Presidente que por favor no se olvide de la gente que sufrió el 27 F, que entienda que hay cientos de Dichato y que le exija no al 100, sino que al 200 por ciento a su equipo, porque lo que a él le entregan en papel, no se ve registrado en la realidad", dijeron los legisladores.

A modo de ejemplo, mencionaron que "el Ministerio de Vivienda asegura que hay 84 mil obras iniciadas y 33 mil terminadas, pero no aclara que estas casas terminadas corresponden mayoritariamente a reparación y que el monto entregado no alcanzó a cubrir todas las necesidades.  Tampoco se dice que se han entregado poco más de mil viviendas nuevas en sitio propio".
Agregaron que esta realidad demuestra que las críticas de la Oposición eran válidas y que la reconstrucción habitacional no podía medirse a partir de la entrega de subsidios, sino que sobre las viviendas recibidas por los damnificados.

"Se aseguró que a junio de este año habría 100 mil viviendas terminadas o en proceso de construcción, pero las casas entregadas son escasas.  De acuerdo a cifras proporcionadas por los alcaldes de Parral, Retiro y San Javier, no más del diez por ciento de damnificados ha recibido su vivienda y eso se repite en el resto de la región y en otras zonas afectadas por el terremoto", puntualizaron.

Los senadores Ximena Rincón, Mariano Ruiz- Esquide, Hosaín Sabag y Andrés Zaldívar explicaron que contar con un subsidio no es sinónimo de inicio de trabajos.

Ello, por varias razones, entre las que mencionaron "la falta de incentivos para que las zonas rurales sean atractivas comercialmente para las empresas, la falta de un plan de reconstrucción en el borde costero y las constantes disputas entre gobierno y habitantes de las zonas afectadas por las expropiaciones propuestas para generar obras de mitigación, además de la especulación de algunas inmobiliarias que están esperando el mejor momento económico para construir".

Manifestaron que "todo esto redunda en que la gente no sabe siquiera dónde se construirán las casas pagadas con esos subsidios. Según datos del gobierno, a un año y dos meses del terremoto y tsunami solo hay 34.656 obras terminadas, pero el Observatorio de la Reconstrucción de la Universidad de Chile sostiene que las viviendas construidas no serían más de cuatro mil, cifra que es bastante más cercana a la realidad".

También plantearon su inquietud por la "reconstrucción por secretaría", porque de  285 mil familias que se inscribieron en el registro de damnificados, solo 220.000 fueron calificadas como elegibles para subsidio de reparación o construcción. "O sea, se eliminaron 65 mil damnificados por secretaría. Queremos saber las razones y si estas familias van a ser consideradas en algún momento para recibir ayuda", sostuvieron los parlamentarios.

Agregaron que "el plan del Gobierno partía por respetar la voluntad de residencia en el sitio propio, normar la nueva realidad del borde costero, preservar la vivienda patrimonial, asegurar la participación y derecho a elección, respetar estándares de calidad y trabajar junto a las comunidades y sus autoridades, premisas que prácticamente no se han respetado".

Explicaron que "la experiencia de los vecinos de barrios históricos de Talca, Villa Alegre, Cauquenes o Chanco, que quedarían fuera de todo subsidio por no ser propietarios de los terrenos indica otra cosa. Sólo en Talca y Constitución son más de 4 mil las personas que vivían sin ser propietarias de las viviendas y terrenos donde habitaban".
Los legisladores aseguraron que en muy pocas ciudades existe trabajo conjunto entre la comunidad y los organismos públicos.
INCUMPLIMIENTOS
Los senadores recalcaron que no sólo en vivienda hay incumplimientos graves. En este aspecto, mencionaron que hay el ministerio de vivienda comprometió seis hospitales de construcción acelerada, que inicialmente estarían operativos para el invierno de 2010 y que tras sucesivas postergaciones serían entregados antes del invierno, lo que aún no ocurre en ciudades como Parral o Cauquenes.
En materia educacional, precisaron que "hay emblemáticos establecimientos que esperan en difíciles condiciones los proyectos de reparación definitiva, algunos sin fecha concreta de inicio y otros con anuncios, pero sin que al momento se mueva una sola piedra".
Aseguraron que "se dijo que el Liceo Federico Heise de Parral estaría listo en marzo de 2012, porque a principios de este año se licitarían obras de reparación. Sin embargo, los alumnos paralizaron a fines de junio, porque funciona un 40 por ciento de la capacidad del recinto, sin elementos básicos para el trabajo educativo. Sólo después de esta presión, el Ministerio comprometió obras recién para el próximo año.

Comments are closed.