El 78% de la generación eléctrica aprobada por este gobierno estérmica

Centrales aportarán 3.721 megawatts mediante combustión. De los restantes estudios y declaraciones de impacto ambiental que han sido aceptados entre marzo de 2010 y julio de 2011, el 5% son hídricos, 9% eólicos, 7% solares y 1% de otras energías. La Hora, 25 de julio 2011.
Lea noticia relacionada: Oceana pide investigar niveles de mercurio en carbón usado en termoeléctricas.


El debate sobre la matriz energética del país está permanentemente en la agenda pública. Existe consenso y es “políticamente correcto” estar a favor de la Energías Renovables No Convencionales (ERNC).

No obstante, al revisar los proyectos de centrales de generación eléctrica aceptados por el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) el último tiempo la evidencia es innegable: 78% de los megawatts que generarán estas centrales corresponden a termoelectricidad.

Es decir, serán producto de procesos de combustión, casi exclusivamente de carbón (3.589 megawatts) y mínimamente de petróleo diésel (132,4MW).

El carbón que se utiliza es principalmente “bituminoso”, es decir, contiene bitumen, un residuo de la destilación del petróleo.

Desde que asumió el actual gobierno, el 11 de marzo de 2010, hasta la fecha, el Servicio de Evaluación Ambiental -organismo encargado de evaluar el impacto ambiental, las medidas de mitigación y compensación de estos proyectos (ver pág. 8)a nivel nacional y regional, ha aprobado la construcción de 36 centrales generadoras de energía mayor es a 3MW.

De ellas, seis son termoeléctricas.

CASTILLA

La principal es la Central Termoeléctrica Castilla, aprobada el 1 de marzo pasado y se construirá en la Región de Atacama.

Este proyecto compromete una inversión de 4.400 millones de dólares. Una vez terminado, en un plazo estimado de siete años, generará 2.354 megawatts que se integrarán al Sistema Interconectado Central (SIC).

Contempla una central termoeléctrica a dos turbinas de combustión de petróleo diésel (127 MW), y una central termoeléctrica en base a seis unidades de carbón pulverizado (350 MW cada una). El total de la superficie a intervenir es de 612 hectáreas, de las cuales 125 estarán destinadas al depósito de cenizas.

Las otras termoeléctricas aprobadas por el SEA en este gobierno son la Central Patache (I Región, 110 MW), Mejillones (II Región, 750 MW), Pacífico (I Región, 350 MW), Guacolda (III Región, 152 MW) y un grupo de generación en Agrosuper (Región Metropolitana, 5,4MW) En cuanto a inversión, los costos de producción de la energía son relativamente proporcionales a su capacidad de generación.

Los 36 proyectos suman una inversión de 9.574 millones de dólares, de los cuales el 73% corresponden a termoelectricidad, 5% a hidro, 8,6 a eólica y 11% a solar.

BUENAS INTENCIONES

Durante su candidatura, el hoy Presidente Sebastián Piñera señalaba que “uno de los objetivos de nuestro Programa de Gobierno es aspirar a que al año 2020 más del 20% de la matriz eléctrica chilena derive de las energías renovables, limpias no convencionales”.

No obstante, ya en octubre de 2010 reconoció que se trataba de una cifra ambiciosa: “No sabemos si será al 2020 o tomará más tiempo”, sostuvo en la inauguración de un complejo hidroeléctrico en la VI Región.

A su vez, el entonces biministro de Energía yMinería, Laurence Golborne sostuvo en mayo de este año, en medio del debate por la aprobación de HidroAysén (ver recuadro), que “el país necesita energías limpias, baratas y seguras.

Todo proyecto que cumple la normativa medioambiental es un buen proyecto para Chile”.

La semana pasada, un día antes de dimitir, el fugaz ministro de Energía, Fernando Echeverría señaló que una de las tareas que le había dado el Presidente era aumentar la proporción de participación de las ERNC en la matriz energética.

Sin embargo, las cifras no son muy auspiciosas a este respecto.

De las restantes 30 centrales aprobadas durante esta administración, 14 son hidroeléctricas y en conjunto generarán solo 234 MW, un 5% del total. Seis son parques eólicos, que producirán 430.2MW, es decir, un 9%.Mientras que otras seis son plantas solares con una capacidad de generación de 321.5MW, 7% del total.

Ahora la misión está en manos del nuevo ministro de Energía -el cuarto que asume esta cartera en 16 meses Rodrigo Álvarez, quien tras jurar el cargo el viernes, recibió las instrucciones del Presidente: “construir una nueva matriz energética” que sea segura, limpia y amistosa con el medio ambiente, y que sea económica.  
 
HidroAysén

En cuanto al megaproyecto HidroAysén, fue aprobado por el SEA de la XI Región mediante resolución con fecha del 13 de mayo pasado.

Conformado por cinco centrales hidráulicas (y una central de apoyo), este proyecto contempla la generación de 2.750 MW al cabo de 13 años, y con una inversión de 3.200 millones de dólares.

No obstante, pese a estar aprobado, el proyecto HidroAysén no ha podido iniciar sus obras debido a que fueron presentados recursos de reclamación en su contra, los que deben ser resueltos por el Consejo de Ministros.

 

Comments are closed.