Aprobación ambiental del embalse La Punilla logra tramitación definitiva

El Consejo es presidido por el ministro del Medio Ambiente y aseguró medidas para no afectar la población de huemules.; Sustentable.cl, 11 de agosto de 2011.


Como un éxito calificó Felipe Martin, asesor jefe de la Comisión Nacional de Riego (CNR), la aprobación medioambiental que dio el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad al proyecto “La Punilla”. Iniciativa multipropósito de riego y generación de energía eléctrica que se espera construir en el río Ñuble, en la comuna de San Fabián de Alico.

El trámite logrado es un hito clave en el avance para la concreción de este proyecto, al que se oponen el municipio, Codeff y los habitantes de las zonas a inundar, proceso que marca el cierre del estudio de impacto ambiental que se tramitaba desde el año 2004, y que -últimamente- había recibido dos recursos de reclamación, presentados por el Comité de Afectados por el Embalse Punilla y el Comité Nacional Pro Defensa de la Fauna y Flora, Codeff. Ambos recursos fueron resueltos y el Consejo aseguró medidas para que no se afectara la población de huemules y la biodiversidad, situación que ha causado preocupación por parte de algunos sectores.

Riego asegurado

Esta obra, cuya necesidad comenzó a detectarse hace casi 90 años, tiene por objetivo regular los recursos hídricos del río Ñuble para, por una parte, dar seguridad de riego a unas 66 mil hectáreas del 85% en las comunas de Coihueco, Chillán, Ñiquén, San Carlos, San Fabián de Alico y San Nicolás; y, por otra, generar energía hidroeléctrica. 44 mil hectáreas del potencial corresponden a nuevo riego.

Se ha proyectado que la operación del embalse, cuya construcción bordeará los 123 mil millones de pesos, esté en función de ambos objetivos, entregando recursos para riego de septiembre a marzo y para generación eléctrica durante todo el año en caudales variables, dependiendo de la demanda de energía desde el Sistema Interconectado Central. El volumen útil de almacenamiento de agua proyectado es de 600 millones de m3, y el área de inundación alcanza una superficie aproximada de 1.700 hectáreas, que incluyen aproximadamente 15 kilómetros del río Ñuble y 6 kilómetros del río Los Sauces, junto con la laguna Chacayal, de aproximadamente 27 hectáreas de superficie.

Felipe Martin recordó que la situación de Chile es compleja en este ámbito. “Hoy, en el país se utiliza el 16% del agua que escurre por las cuencas y sólo se regula un 4% de éstas a través de embalses. Si comparamos estas cifras con la situación de California, que tiene un 77% de nuestro potencial y que es capaz de regar un 300% de nuestra superficie, podemos entender que, más que un déficit hídrico, lo que estamos viviendo es un problema de infraestructura, pues el 84% del recurso hídrico disponible en regiones, con aptitud de riego, se vierte en el mar”.

Martin destacó que “esta noticia llega en un momento muy propicio en aras de avanzar hacia la concreción de una de las obras emblemáticas del Plan de Embalses, que forma parte del Plan de Nacional de Riego de la CNR, y que implica además un gran apoyo a la campaña ‘Yo cuido el agua de invierno’, que acabamos de lanzar”.

El proyecto considera el componente de generación hidroeléctrica que aportará 90 megawatts una vez que entre en funciones.

Comments are closed.