Avanzan en el desarrollo de estrategias para mitigar efectos del cambio climático

El sector forestal genera cerca del 17% de las emisiones globales de Gases Efecto Invernadero (GEI), principalmente a través de procesos de deforestación, pero también inciden en su aumento las malas prácticas de manejo forestal, sobrepastoreo, incendios forestales, extracción excesiva de leña o la irrupción de enfermedades y pestes forestales en grandes áreas.Lignum 26 de agosto 2011.


Visto que el sector forestal experimenta procesos de deforestación y degradación que generan Gases Efecto Invernadero (GEI), los cuales tienen directa incidencia en el fenómeno del Cambio Climático, el Instituto Forestal (Infor) junto a la Corporación Nacional de Investigación y Fomento Forestal (Conif) de Colombia y el Centro de Investigación y Extensión Forestal Andino Patagónico (Ciefap) de Argentina, han llevado a cabo el proyecto “Desarrollo Metodológico y de Herramientas para la Reducción de Emisiones de la Deforestación, la Degradación de los Bosques y el Manejo Forestal Sustentable (REDD+) en bosques de tipo templado”.

Esta instancia avanzó en el desarrollo de metodologías para abordar en forma operativa el concepto de degradación forestal en bosques templados de distintas zonas geográficas de América Latina y dio a conocer sus resultados en el cierre del Proyecto Corporativo sobre Mitigación y Adaptación al Cambio Climático en la Gestión Forestal Sostenible en Iberoamérica (MIA) y de la Red-RACC.el al que asistieron periodistas de distintas latitudes.

“El mecanismo de REDD+ es una iniciativa que busca motivar a los países en desarrollo con bosques, para proteger los recursos forestales, mejorar su gestión, utilizarlos debidamente y con ello contribuir a la lucha contra el Cambio Climático”, recordó la investigadora del INFOR y, además, coordinadora del proyecto, Yasna Rojas.

La profesional explicó que el sector forestal genera cerca del 17% de las emisiones globales de GEI, principalmente a través de procesos de deforestación, según el Cuarto informe del Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC). “Dicho reporte también puntualiza alertas sobre el aporte a las emisiones debido a procesos de degradación forestal causada por malas o inexistentes prácticas de manejo forestal, sobrepastoreo, incendios forestales, extracción excesiva de leña y otros productos forestales no maderables, extracción ilegal de madera e irrupción de enfermedades y pestes forestales en grandes áreas”, dijo la investigadora.

En la actualidad, los bosques sufren entre otros, los efectos de la presión de la expansión demográfica, que frecuentemente lleva a su conversión o degradación a estados alternativos de uso de la tierra. En ese sentido, Rojas aclaró que el término “degradación” significa la pérdida de la estructura forestal, su productividad y la diversidad de especies nativas y agregó: “Cuando se pierden los bosques o se les degrada de forma irreparable, se pierde también su capacidad reguladora del medio ambiente, provocando un aumento de las posibilidades de inundaciones y erosión, reduciendo la fertilidad del suelo y contribuyendo a la pérdida de plantas y animales”.

Dado que esta situación pone en peligro la continuidad del suministro de bienes y servicios del bosque, el proyecto desarrollado por el INFOR, la CONIF y el CIEFAP enfatizó en dos estudios de caso: uno en Chile y otro en Argentina, con técnicas de detección y monitoreo distintas, a dos escalas similares – escala paisaje y escala rodal -concluyendo, en lo medular que las pruebas metodológicas fueron satisfactorias en la detección de degradación forestal.

En el caso de Chile la aplicación piloto del método de ortogonalización de Gram-Schmidt utilizó imágenes multitemporales de resolución media (LANDSAT) relacionando espacialmente a escala de rodal. El método aplicado relaciona la carta de stock con las cuentas digitales de LANDSAT, resultando exitoso, con una buena precisión para detectar la degradación forestal provocada por cortas selectivas.

Mientras que el caso de argentino la aplicación piloto del método de clasificación orientada a los objetos resultó satisfactorio para detectar cambios por incendios forestales mediante imágenes de resolución media, tipo LANDSAT y una buena aproximación para detectar áreas donde se concentran cortas selectivas, cuya cuantificación se debe complementar con imágenes de mayor resolución espacial, aprovechando la información de textura que se puede obtener de las mismas.

“Los resultados promisorios de las presentes pruebas pilotos deberían ser corroborados en nuevas aplicaciones sobre áreas mayores y verificado con datos de parcelas permanentes”, sentenció la investigadora del INFOR.Finalmente, cabe recordar que las estrategias adoptadas para atenuar los efectos del Cambio Climático a nivel internacional, han sido diversas y con diferentes grados de involucramiento y eficacia. A pesar de haberse discutido infructuosamente su incorporación en el Protocolo de Kyoto, sólo en los últimos años hubo consenso internacional para considerar que los procesos antrópicos conducentes a la deforestación y degradación de bosques generan, a la postre, GEI, teniendo un efecto determinante sobre este fenómeno.

Comments are closed.