Gobierno busca aumentar a cinco años suspensiones acuícolas y elevar multas

En la industria del salmón están a favor de una mayor sanción a quienes incumplan la normativa sanitaria. Diario Financiero, 17 de agosto de 2011.


La decisión ya está tomada. El gobierno buscará aumentar las multas a empresas salmoneras que infrinjan la normativa sanitaria a través del envío al Congreso de un proyecto de ley que considera mayores castigos a las compañías que no respeten la regulación sobre los cultivos de la especie.

En una visita que realizaron hace unos días a la región de Los Lagos, el ministro de Economía, Pablo Longueira y el subsecretario de Pesca, Pablo Galilea, dijeron que esta semana llegaría al Parlamento la iniciativa que modifica las “normas sanitarias y de ordenamiento territorial para las concesiones de acuicultura”.

Con dicho documento, las autoridades pretenden elevar de tres a cinco años el período de suspensión de las operaciones de un centro de cultivo que reincida en una conducta que vaya en contra de la legislación. Esto es, si se configura una segunda infracción en un plazo de cuatro años desde que se cursó la primera sanción.

Además, en el Ejecutivo pretenden aumentar las multas a un equivalente del valor de la cosecha de los ejemplares sembrados por centros de cultivo que no cumplan con las disposiciones legales y, además, suspender sus operaciones por dos ciclos productivos. Hoy, la multa máxima llega a poco más de $ 115 millones.

Desde la industria, el gerente general de la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (SalmonChile), Carlos Odebret, se mostró a favor de estos cambios que propone el gobierno. 
“En la medida que existan desincentivos para el incumplimiento de medidas tan importantes como las señaladas, sanciones de este tipo no nos parecen erradas”, destaca el ejecutivo del gremio.

¿Qué sanciona?


El proyecto de ley expone medidas más drásticas para dos casos específicos que describe la actual legislación. En primer lugar, sembrar ejemplares en el centro de cultivo sin contar con la información ambiental necesaria dentro de los plazos establecidos o no supender el ingreso de ejemplares al centro de cultivo en caso de una evaluación ambiental negativa.

En segundo lugar, no cumplir con las condiciones de densidad o descanso en los centros de cultivo o con la coordinación de estos en las agrupaciones de concesiones. El incumplimiento de esto último afecta directamente a otros centros, ya que “estas condiciones son tremendamente importantes especialmente para los vecinos. Si un centro de cultivo no cumple con el período de descanso y el otro sí, naturalmente afecta a este último porque el plazo de descanso se prorroga”, dice Odebret.

Respecto a las mayores multas, agrega que se sanciona con “el pago de todo el potencial de ganancia que podría haber tenido por dejar los peces ahí, lo pierde, ya que es sancionado por el valor de los peces, por lo tanto el desincentivo es gigante”.

En tanto, el proyecto también aborda otros aspectos de la industria. Considera que en la región de Aysén deben ser denegadas las solicitudes de concesiones de acuicultura por otros tres años más y desde abril del próximo año, así quedan en los mismos tiempos que la región de Los Lagos. Asimismo, entrega nuevas lineamientos con relación a la relocalizaciones en la misma región y otorga a Magallanes esta posibilidad.

Comments are closed.