Nube de gases en la bahía de Quintero intoxica a 26 alumnos de cinco colegios

Segundo hecho de este tipo en el año causa evacuación y suspensión de clases. La autoridad sanitaria inició un sumario para establecer el origen de los tóxicos. Ninguna de las 19 empresas del parque industrial Quintero-Puchuncaví admitió responsabilidad en el hecho. El Mercurio, 01 de septiembre 2011.
Lea noticia relacionada: Ministerio de Medio Ambiente investiga causas de nube tóxica en Quintero y anuncia millonarias multas.


Un suceso inesperado interrumpió la rutina estudiantil de los doscientos alumnos que ayer iniciaban la jornada matinal en el Colegio Alonso de Quintero. Una neblina gris verdosa, que despedía un olor picante y dejaba en la garganta un sabor similar al aspirar el humo de un fósforo recién encendido, cubría el establecimiento, en el número 945 de calle General Baquedano de esa ciudad puerto.

"Yo llegué diez para las 8 de la mañana. Tenía que respirar hondo porque el aire era muy pesado. El inspector nos hizo pasar rápido a las salas, pero fue peor, porque se había concentrado adentro: me sentí mareada y débil. Una compañera se desmayó", relató Isidora Muñiz (14), de primero medio.

La situación obligó al director, Vaimin Yuing, a alertar a Bomberos. El capitán de la 2ª Compañía, Raúl Espinoza, evacuó a los alumnos. El monitoreo que realizó con instrumental especializado no detectó vapores o gases orgánicos provenientes de instalaciones domiciliarias. La situación, que también empezaba a afectar a otros cuatro colegios cercanos, tenía una causa externa.

Mostrando fotografías que tomó desde su casa, el alcalde de Quintero, José Varas, culpó a una nube tóxica proveniente del parque industrial de Quintero-Puchuncaví. "Esta nube entre amarillenta y verdosa cubría toda la península de Quintero y parte de la bahía", denunció.

Para Varas, es la prueba de que los vientos nocturnos empujan hacia Quintero los gases que emanan del complejo de 19 industrias catalogadas como peligrosas y contaminantes.

El alcalde aseguró que una de las estaciones de monitoreo que miden contaminantes en la zona registró "un alza disparada sobre la norma". Sin embargo, el Ministerio del Medio Ambiente informó que no hubo registros que superaran la norma.

En el Colegio Alonso de Quintero se tuvo que trasladar hasta el hospital a 18 alumnos, cuatro de ellos de enseñanza básica, y también a la subdirectora, Leontina Alfaro. Pronto se sumaron en el centro asistencial otros seis niños, en su mayoría pequeños, de los colegios Don Orione, Inglés y República de Francia, todos cercanos. La directora de la Escuela Lidia Iratchet, Liliana Maulén, reportó dos casos.

A todos ellos se les diagnosticó intoxicación por gases con síntomas de gastritis y conjuntivitis irritativa. Tras aplicarles oxígeno y mantenerlos en observación se les dio de alta. Camila Diez (17), quien se desmayó a causa de la intoxicación, dijo que "aún me siento pésimo, pero ya no me aprieta el pecho ni me duele tanto el estómago". La situación obligó a la autoridad sanitaria a suspender las clases en el Colegio Alonso de Quintero hasta nuevo aviso.

La ministra del Medio Ambiente, María Ignacia Benítez, dijo que ninguna de las 19 industrias locales había admitido responsabilidad ni incidentes productivos que explicasen la fuga de gases. Un sumario busca aclararlo, pero Benítez señaló que se requiere que el Congreso dicte la ley sobre tribunales medioambientales para que haya sanciones efectivas.  
 
– Salud multa a Codelco-Ventanas

El 23 de marzo, una primera nube tóxica afectó a la escuela de La Greda, en el otro extremo de la bahía de Quintero. La Seremi de Salud concluyó el sumario contra Codelco atribuyéndole responsabilidad en la intoxicación por SO {-2} que afectó a 42 personas, a raíz de una falla en su planta de ácido. Ayer lo notificó de la multa de 1.000 UTM ($38,5 millones). Salud también ratificó una multa de igual valor contra la empresa Puerto Ventanas, por mal manejo de acopios.

 

Comments are closed.