Sin ministra y con polémica se “celebró” nueva Reserva de la Biósfera para Ñuble

La información oficial indica que las nevazones cordilleranas impedían realizar el viaje.;Opositores a las plantas de energía en San Fabián, Pinto y Yungay creen que se prefirió evadir un escenario desfavorable.;La Discusión de Chillán, 18 de agosto;2011.
;


Dos visiones totalmente antagónicas existen sobre el abortado viaje de la ministra del Medio Ambiente, María Ignacia Benítez, a Las Trancas, donde ayer participaría en la ceremonia oficial con que el Gobierno celebraría la declaración del corredor biológico Nevados de Chillán-Laguna del Laja como Reserva de la Biósfera de la Unesco.

El clima dice el oficialismo impidió el viaje, pero los opositores a los proyectos energéticos postulados por diversas empresas sostienen que fue “el clima adverso y las manifestaciones” con las que se encontraría la autoridad ambiental lo que motivó el drástico cambio de agenda.

Según esta segunda tesis, los “meteorólogos” del gobierno local habían advertido hace unos días que se tramaba una protesta relativamente masiva en la que participarían tres organizaciones que comienzan a poner en el tapete los temas ambientales.

“No al Punilla”, el “Movimiento Acción Ambiental” y la “Agrupación de Defensa del Valle Templado de Yungay” juntarían, según los cálculos, más de media centena de personas que se habían comprometido a realizar una actividad pacífica en contra de los proyectos que afectan a tres comunas del corredor biológico.

Juan Carlos Bustos, de San Fabián, sostuvo que “creemos que fue el temor a las manifestaciones lo que obligó a que la ministra no llegara a Pinto”.

Guillermo Saavedra, presidente del “Movimiento de Acción Ambiental”, declaró que “nuevamente no se da la cara a la ciudadanía y justamente se pretende hacer lo que la gente no quiere que hagan en sus territorios”.

En Yungay tampoco había mucho que celebrar, pues hay al menos cinco proyectos energéticos en marcha. Patricia Salgado, presidenta de la agrupación ambiental comunal, señaló que la entidad “se opone rotundamente a las centrales de pasada, dado el gran impacto ambiental que éstas ocasionan, me refiero a Molinos de Agua 1 y 2 y la Central Baquedano que intervienen 25 kms. del río Cholguán”.

Para Salgado, el uso de las aguas afectará irremediablemente a “especies nativas como copihues, avellanos, canelos, guindo santo, y como si esto fuera poco, sumamos la gran sequía que hemos tenido en la provincia”.

Plan de Trabajo Intacto

El seremi del Medio Ambiente, Pedro Navarrete, precisó por su parte que lo que impidió la llegada de la ministra fue la inclemencia del tiempo. Sin embargo, indicó que el plan de trabajo para la Reserva de la Biósfera continúa intacto.

De esta manera se espera crear el Consejo de Administración de la reserva, al cual están invitados a participar “todas las personas y organismos interesados”, destacó.

Lo cierto es que la reunión que presidiría la ministra no contaba con mucho quórum, pues hace varios días el alcalde de Pinto, Fernando Chávez, “el dueño de casa” había anunciado que no participaría. Poco apoyo para una declaración de carácter internacional.

Comments are closed.