Contraloría objeta cambios a plan regulador de Santiago y detiene proyecto estrella de ex intendente

La resolución del órgano fiscalizador no aprueba 13 puntos. Inmobiliarias auguran retrasos superiores a un año en las inversiones que preveían para las 10 mil nuevas hectáreas que se incorporarían.;El Mercurio, 09 de septiembre 2011.


La Contraloría General de la República objetó -por no ajustarse a derecho- la modificación al Plan Regulador Metropolitano de Santiago (PRMS), aprobado en marzo por el Consejo Regional en medio de una aguda controversia entre partidarios y detractores de una expansión de la zona urbana en desmedro de tierras agrícolas.

La resolución -que infligió un duro revés al proyecto estrella del ex intendente Fernando Echeverría- contiene 13 objeciones. Éstas tienen relación con faltas de especificación de la forma de cumplimiento respecto del 8% destinado a uso residencial social dentro de los proyectos condicionados; con falencias de precisión sobre cómo se calculará la proporción de las áreas verdes que deberá mantener por cinco años el desarrollador inmobiliario privado, y con una falta de definición de las garantías para realizar las obras de vialidad.

Otras observaciones tienen que ver con que no es factible crear una categoría de "Áreas Verdes Forestadas"; con la falta de constancia sobre si se consultó a todos los municipios (directos y vecinos); con la existencia de discrepancias entre lo ingresado a evaluación ambiental y lo aprobado en el CORE (en relación a la superficie de áreas verdes), y con que no se puede facultar al MOP y/o al Minvu para aprobar la factibilidad de aguas lluvias, pues ello se aparta del ámbito de competencia de los planes reguladores.

Para la seremi de Vivienda, Marisol Rojas, el pronunciamiento de la Contraloría de representar o no tomar razón del plan "no implica que el proyecto se haya acabado", sino que las observaciones forman parte del proceso de revisión y precisión. E indicó que "ninguna de ellas es inabordable".

No comparten esa visión los detractores del nuevo plan, para quienes el dictamen no sólo constituye una victoria de los ciudadanos que estuvieron en contra, sino que confirma la necesidad de un debate abierto sobre el crecimiento de Santiago.

Desde las empresas, el director ejecutivo de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI), Vicente Domínguez, comentó que este lunes se reunirán para analizar el documento, aunque de manera preliminar comentó que el principal impacto de estas observaciones -que consideró de forma y no de fondo- es que alargarán el tiempo de tramitación. "Creo que el Ministerio de Vivienda se tomará entre seis meses a un año en corregir estos temas", indicó.

El ejecutivo añadió que el proyecto deberá pasar nuevamente por tramitación ambiental y esa situación retrasará las inversiones previstas en las 10 mil hectáreas que el nuevo plan regulador añadía en la Región Metropolitana.

 

Comments are closed.