Abejas y polen transgénico

Columna de opinión de Pedro Serrano, Presidente de Fundación Terram, publicada en portal El Chasquis 24 de noviembre de 2011.

Columna de opinión de Pedro Serrano, Presidente de Fundación Terram, publicada en portal El Chasquis 24 de noviembre de 2011.


La abejas no lo saben, ellas sólo recolectan néctar y se bañan en polen por contacto con su cuerpo peludo y los estambres de las flores, por lo cual se convierten en fantásticas polinizadoras, de hecho pueden polinizar cruzadamente a kilómetros a la redonda diferentes plantas por lo que se convierten además en agentes naturales de la biodiversidad.

Hasta allí todo natural, como hace millones de años ¿Pero qué pasa cuando la abejas recolectan en campos de cultivos transgénicos y transportan material genético transgénico?

Uno de los cultivos transgénicos más usado, el único autorizado desde 1998 en los países de la UE, es el Maíz MON 810, por supuesto un producto del famoso y cuestionado consorcio biotecnológico estadounidense Monsanto, que ofrece ahorrar a los agricultores el uso de pesticidas. Estas semillas contienen un gen que hace a las plantas inmunes a la ostrinia nubilalis, un insecto conocido como “el taladro del maíz”. Estudios de Alemania y Luxemburgo demuestran que la peligrosidad del maíz transgénico es real, porque no sólo mata al taladro del maíz, sino también a otros tipos de mariposas y escarabajos, efectos colaterales como dicen a en el cine de catástrofes.

En 2009, la ministra alemana de Agricultura, Ilse Aigner, anunció la prohibición del cultivo de este maíz transgénico. Según la noticia, la ministra basó su decisión en que además, el polen puede contaminar el ADN de plantas convencionales en campos vecinos, y no están estudiados a fondo sus efectos para la salud humana.

En ese entonces, Alemania se convirtió en el sexto país comunitario sin cultivos de maíz transgénico, junto con Francia, Grecia, Luxemburgo, Austria y Hungría. La filial alemana de Monsanto anunció que presentará una demanda contra la prohibición. Por el contrario, España es el mayor productor comunitario de maíz transgénico MON810 con más de 70.000 hectáreas plantadas de las 100.000 de la UE.

Alemania tiene fama de ser un país serio en los asuntos de su auto cuidado como nación, tiene buena ciencia y toma decisiones fundamentadas. ¿Y cómo andamos en Chile?, las redes y lobby de Monsanto han ganado votaciones en el Congreso Nacional con amplio apoyo de todos los sectores. Como para pensarlo. Chile siembra maíz transgénico y estudios del INTA de la Universidad de Chile demuestran que ya hay contaminación cruzada en los maíces locales.

El 80% de la producción de miel chilena se vende en Alemania. Pero Alemania no va a comprar miel contaminada con polen transgénico, el que sea, es una ley. Las abejas chilenas no tienen selector incorporado de campos transgénicos ¿Se ha preguntado si tienen los apicultores locales información de donde están esos campos?

Un análisis realizado a 20 tambores de miel chilenos reveló que todos contenían polen transgénico, según informó Juan Pablo Molina (de JPM Exportaciones). Según ODEPA, las exportaciones totales de miel del Chile durante 2010 totalizaron 8.601 toneladas, avaluadas en US$ 28,9 millones, que pasará ahora con nuestras exportaciones de miel… ¿Qué opina Ud. de los transgénicos?

Comments are closed.