Efecto invernadero alcanza récord desde la era pre-industrial

Informe de la OMM confirma al CO2 como el gas más presente en la atmósfera, representando el 64% de las causas del cambio climático. La Segunda, 21 de noviembre 2011.


Según el último boletín sobre Gases de Efecto Invernadero de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), desde el principio de la era industrial —en 1750— la presencia de CO2 ha aumentado un 39% en la atmósfera: hasta las 389 moléculas de gas por millón de moléculas de aire limpio.

Entre 2009 y 2010 esa “abundancia” aumentó en 2,3 unidades por millón, superando las cifras de la década del 90, cuando fueron de 1,5 unidades por millón y de la pasada entre 2000 y 2010, cuando la concentración se situó en 2 unidades por millón.

“El impacto que sufre la atmósfera debido a los gases de efecto invernadero generados por la actividad humana ha vuelto a alcanzar niveles récord desde la era pre-industrial”, afirmó el secretario general de la OMM, Michel Jarraud .

“Incluso si lográramos detener hoy nuestras emisiones de gases de efecto invernadero —algo que está lejos de ser realidad—, el efecto estaría presente durante décadas en la atmósfera”, añadió Jarraud.

El objetivo de la OMM es seguir recogiendo información a través de su red de Seguimiento Atmosférico Global (GAW, por sus siglas en inglés), para conocer mejor las alteraciones que sufre la atmósfera y, por lo tanto, el clima en el planeta.

GAW coordina las observaciones de gas de efecto invernadero a través de una red de estaciones repartidas en más de 50 países.

La OMM indica que entre 1990 y 2010 hubo un incremento del 29% en la fuerza de irradiación (el efecto del calentamiento atmosférico en el clima), derivada de los gases de efecto invernadero y que el dióxido de carbono (CO2) es el responsable del 80% de ese aumento.

El CO2 es hoy el gas de efecto invernadero más presente en la atmósfera y representa en torno al 64% del total de las causas de variación del clima.

Después de éste, el metano (CH4) contribuye con el 18% de la fuerza de irradiación, con un incremento de 158% respecto a la era pre-industrial, y el óxido nítrico (N20) contribuye con el 6% de esa fuerza de irradiación, que está un 20% por encima de los niveles previos a la Revolución Industrial.

El óxido nítrico tiene su origen en causas naturales, como los océanos, y actividades humanas, como el uso de fertilizantes, biomasa y otros procesos industriales.

El problema, explica la OMM, es que su impacto sobre el clima es 298 veces superior al de las emisiones en igual cantidad de dióxido de carbono.

Este informe sobre los gases de efecto invernadero es el séptimo publicado por la OMM desde 2004 y fue divulgado una semana antes de la conferencia sobre el clima de la ONU, que se celebrará en la ciudad de Durban, en Sudáfrica, del 28 de noviembre al 9 de diciembre.  

 

Comments are closed.