Maltrato animal y contaminación de aguas se establecen como los principales delitos contra el medio

El Ministerio Público y ambas policías deben recurrir a diversas normas para sancionar los crímenes ocurridos en contra de la naturaleza. El Mercurio, 21 de noviembre de 2011.

El Ministerio Público y ambas policías deben recurrir a diversas normas para sancionar los crímenes ocurridos en contra de la naturaleza. El Mercurio, 21 de noviembre de 2011.


Casos como la matanza de perros que está siendo investigada en la comuna de San Joaquín y los derrames de residuos industriales líquidos (riles) que han afectado a la laguna de Aculeo o al río Mapocho son ejemplos de los dos principales daños ambientales que más se cometen en Chile: el maltrato animal y la contaminación de aguas, según las estadísticas que manejan las brigadas especializadas de Carabineros, Policía de Investigaciones y el Ministerio Público.
En Carabineros, son diez las denuncias sobre maltrato animal en lo que va corrido del año, mientras que en la Policía de Investigaciones alcanzan a 186 a nivel nacional. Estos casos incluyen el "asado" de dos culebras de cola larga que fueron cazadas por integrantes del reality "Año Cero" de Canal 13.
En lo referido a contaminación, a la cabeza está el derrame de riles, según cifras de ambas policías, las que están investigando en conjunto 566 casos, que comprenden todo el universo ambiental (ver infografía).
En el Ministerio Público, la unidad especializada en lavado de dinero, delitos económicos y crimen organizado es la que vela por la investigación de los delitos contra el medio ambiente.
El director de esta sección, fiscal Mauricio Fernández, explica que en Chile no existe una ley de medio ambiente que sancione los delitos ambientales, sino que se utilizan otras figuras legales para la persecución de estos crímenes: "La institucionalidad ambiental (Ley de Bases del Medio Ambiente) está enfocada a sanciones administrativas y a responsabilidades perseguibles por el Consejo de Defensa del Estado en juicios civiles. Creemos que los países deberían tener una legislación penal que refuerce la protección del bien medioambiental". En el Ministerio Público, las sentencias condenatorias, desde diciembre del 2000 a abril del 2011, llegan a 283; es decir, al 8,1% del total de causas.
Reparación
Sin embargo, el fiscal apunta que más que penas de cárcel, el objetivo del Ministerio Público "es lograr que el daño se repare". Por ejemplo, en la contaminación de la bahía del Biobío por parte de ENAP, la fiscalía obligó a la empresa a construir un muelle de petróleo, que deberá estar listo el próximo año.
En el caso de los animales maltratados, el fiscal asegura que hace falta una institucionalidad pública que se haga cargo de ellos, ya que actualmente se encarga a zoológicos y a privados. En el caso de la perrita Charlot, que fue lanzada desde el piso 22 por su dueño en estado de ebriedad en julio de 2010, la vecina que denunció se quedó con ella.

Comments are closed.