Sequía afecta a plantas de agua para clientes del Gran Valparaíso

Hay un bajo nivel del lago Peñuelas y el río Aconcagua. Esval asegura suministro para el verano, pero llama a hacer un uso eficiente. La Tercera, 29 de octubre de 2011.
Ver noticia relacionada: Diputada Molina valora acuerdo que permitirá recibir agua a regantes de la tercera sección del Río Aconcagua.


En él se pueden acumular 93 millones de metros cúbicos de agua, pero su escaso nivel actual ocupa apenas un 3% de su capacidad (3,3 millones de metros cúbicos): el lago Peñuelas, en Valparaíso, como varios otros tranques artificiales que abastecen el consumo humano, evidencia por estos días el impacto de una grave sequía que afecta a la Quinta Región.

Junto con ser una valiosa fuente de vida para la fauna de mamíferos, aves y peces de esta Reserva Nacional administrada por Conaf, el lago alimenta también una de las tres principales plantas de la empresa sanitaria Esval, que desde marzo ya no puede prestar servicio a 10 mil clientes (40 mil personas), de los sectores de Curauma y Placilla.

"Desde marzo de este año dejó de operar, dado que el volumen es demasiado bajo, producto de la sequía que ya está evidenciando sus efectos. Placilla y Curauma reciben agua por sistemas de elevación desde la planta Las Vegas, en Llaillay, por ductos interconectados a 100 kilómetros, y desde la planta Concón, a otros 30 kilómetros", explicó ayer el subgerente de Servicios al Cliente de la firma, Andrés Nazer.

En el Aconcagua

Un impacto que también ha advertido la sanitaria en el río Aconcagua, su otra principal fuente de suministro. "Un 87% menos de agua que en 2009 trae el río este año", afirmó Nazer, lo que, explicó, en el caso de Concón y Quintero ha significado una prolongación de alteraciones en las condiciones de sabor y olor del agua, por la proliferación de algas que antes duraban una o dos semanas, pero que ahora han permanecido.

Dichas molestias han motivado, incluso, que vecinos de Concón reúnan firmas para presentar una demanda colectiva contra la sanitaria, alegando mala calidad del servicio.

Medidas

Para enfrentar esta sequía, la empresa informó que ha invertido a la fecha más de 2.500 millones de pesos, a fin de asegurar el suministro normal a 260 mil clientes del Gran Valparaíso, incluido Placilla y Curauma.

Junto con ampliar el sistema productivo de Concón en 250 l/s, con pozos adicionales, también ha reforzado el llenado del embalse Los Aromos, como respaldo a Concón, con 17 millones de metros cúbicos, y ha construido un decantador en el sistema productivo Poza Azul (en Quilpué), para aumentar la capacidad de tratamiento de 30 l/s a 80l/s.

Nazer asegura, sin embargo, que el abastecimiento para este verano -entre diciembre y marzo- no tendrá problema, aunque reconoce que "es una situación bastante más límite" y que, de mantenerse la sequía en 2012, "el verano 2013 podría ser bastante más complejo". Añadió que "no estamos diciendo, en ningún caso, que hay restricciones o no tendremos agua, pero sí como empresa nos estamos enfrentando a procesos técnicos importantes que no percibe el cliente y que tampoco se traducirán en sus cuentas".

El promedio de volumen de agua consumido en la V Región es de 14 m3 por mes, "es decir, una familia consume unos 500 litros diarios en una casa con cuatro personas". En verano "se puede triplicar el consumo, incluso más en Año Nuevo: el 31 de diciembre, la demanda de agua supera cuatro o cinco veces lo normal", precisó Nazer. Y advirtió que será clave el apoyo de autoridades, regantes y la propia comunidad, para "hacer un uso eficiente del agua".

Impacto en la fauna
El lago Peñuelas se abastece sólo de aguas lluvia. Hoy, su profundidad no supera los 40 centímetros. Esto ha generado la migración de especies. Antes se calculaba que había unas 3.000 taguas, hoy no hay ninguna. Tampoco hay cisnes de cuello negro y escasean los pejerreyes. La pesca, uno de sus atractivos, ya no se practica.

Comments are closed.