Bosques quemados de Quillón generarán electricidad a empresas

Plan de Conaf para pequeños y medianos productores damnificados. Los árboles serán trozados y vendidos como biomasa para producir energía. El agro será apoyado con $3.200 millones. El Mercurio, 15 de enero 2012.
Lea noticia relacionada: Seis ministerios intervienen en la recuperación del Parque Nacional Torres del Paine.


Unas 1.800 hectáreas de plantaciones forestales de pequeños y medianos productores fueron arrasadas por el incendio de Quillón, provocando una pérdida económica que aún no se cuantifica. Sin embargo, ya se sabe que algo de ella podría recuperarse.

La Corporación Nacional Forestal (Conaf) gestiona compradores para los árboles quemados y convertirlos en biomasa que genere electricidad a las empresas de la zona. Ya hay dos interesados: la CMPC y la empresa Indef (entrega este combustible a compañías que producen electricidad), precisa el director de la institución en Biobío, Jaime Salas.

La generación eléctrica con biomasa en el país alcanza a 1,1% de la matriz energética, un porcentaje mínimo, pero que en Biobío es un poco mayor: 2,01%. Por ello, se prevén más compradores como Masisa o Energía Verde.

"Vamos a estar atentos a adquirir el volumen que podamos", comenta Boris Cerda, gerente de Compra de Maderas de CMPC Celulosa. Acota que para su empresa es atractiva esta opción, pues el costo del flete es lo que encarece el negocio y ellos tienen plantas a menos de 100 km, como en Nacimiento.

La idea es "chipear" (cortar y trozar) lo más pronto posible para despejar los terrenos y reforestar, dice Jaime Salas, quien explica que no sólo apremia la reactivación de la actividad productiva, sino también evitar que el viento y la lluvia erosionen los suelos sin cubierta vegetal.

La Conaf contratará tres profesionales para este plan de limpieza de predios afectados y reforestación. Se prevé que en dos años se recuperarán 1.000 ha, para lo cual cada productor damnificado podrá plantar hasta tres ha. "Si somos capaces de limpiar antes de junio, plantaremos este mismo año", dice Salas. Son $658 millones que se destinarán para este programa, parte de los $3.200 millones de que disponen el Ministerio de Agricultura y el Gobierno Regional, para ayudar a 467 pequeños y 47 medianos agricultores.

Estos productores no sólo perdieron plantaciones forestales, sino también 208 ha de cerezos, 21 ha de olivos, 59 ha de viñas, 470 colmenas, 640 animales, galpones, viveros y máquinas.

Los agricultores están recibiendo un bono de $400 mil que aumentará a $1.500.000 si sus casos lo ameritan, anticipa el seremi de Agricultura del Biobío, José Manuel Rebolledo. 

 

Comments are closed.