HidroAysén evalúa cambios a trazado tras solicitud de comunidades

Localidades pidieron más opciones para evitar paso por Lago Elizalde, Puerto Tranquilo y Mañihuales. La Tercera, 10 de enero de 2012.

Localidades pidieron más opciones para evitar paso por Lago Elizalde, Puerto Tranquilo y Mañihuales. La Tercera, 10 de enero de 2012.


Terminado el proceso de consulta con las comunidades que están en la Carretera Austral, HidroAysén, de propiedad de Endesa y Colbún, evalúa incorporar nuevas opciones al trazado de tendido eléctrico que presentó en diciembre pasado.
El trazado inicial contempla variantes para las zonas de Coyhaique, La Junta y el Lago Yelcho. El gerente de operaciones Aysén de la eléctrica, Michel Moure, explicó que se podrían agregar la zona de Mañihuales, Puerto Tranquilo y Lago Elizalde. "Nosotros presentamos en tres puntos trazados alternativos: Coyhaique, La Junta y Lago Yelcho. Independiente de eso, en algunas localidades nos preguntaban qué posibilidades había de correr el trazado o esconderlo, por ejemplo, en Puerto Tranquilo, donde nos piden corrernos más hacia el poniente, y eso lo estamos evaluando (…). En Mañihuales es posible correr hacia una pequeña quebrada el trazado para esconder las torres. Hay espacio donde se pueden evaluar distintas alternativas", dijo.
En el caso de Lago Elizalde, donde también hubo inquietud por parte de la comunidad local, la firma estudiará alternativas para disminuir la visualización del tendido.
Moure agregó que en algunos lugares hay modificaciones que se pueden realizar, porque no implica un cambio sustancial del trazado. Sin embargo, aclaró que "hay otros lugares donde la alternativa no existe, aunque nos hayan pedido evaluar algo distinto".
Entre el 5 y el 16 de diciembre, HidroAysén realizó un proceso de difusión ciudadana sobre el tendido eléctrico en 22 localidades de la Región de Aysén -Chaitén, Puerto Cisnes, Cochrane, Cerro Castillo y la ciudad de Coyhaique, entre otras. Según la empresa, participaron unas 940 personas. Tras este proceso, varios consultores están elaborando un informe pedido por HidroAysén. Según un reporte preliminar, además del impacto visual de la línea, las localidades están preocupadas por la desvalorización de los predios por sobre los cuales pasa el tendido. Tienen dudas sobre la propiedad del terreno después de llegar a un acuerdo con la empresa, y si hay riesgo de expropiación y consecuencias de oponerse a la iniciativa. También presentaron observaciones sobre los problemas de seguridad que acarrearía la llegada de trabajadores foráneos, y si el proyecto afecta la salud de habitantes y animales. Gran parte de las localidades puso énfasis en el compromiso de reducción de precios de la energía y cómo la firma apoyará el desarrollo de infraestructura.
El informe con los planteamientos recibidos será la base para diseñar las medidas de mitigación ambiental que propondrá la empresa en el Estudio de Impacto Ambiental que presentará en marzo.
"Estamos en el proceso de evaluación de cada una de estas observaciones, para ver cuáles de ellas efectivamente se van a incorporar al EIA. Estamos hablando de la afectación de predios y si eso, eventualmente, pudiese provocar impactos económicos. Esa inquietud está cruzada con cómo el trazado afecta la salud y las actividades en el predio", dijo Moure.
HidroAysén comprende la construcción de cinco centrales en los ríos Baker y Pascua, con capacidad de 2.750 MW y una inversión de unos US$ 3.200 millones. Además, una línea de transmisión de 1.912 kilómetros entre Santiago y Cochrane, por otros US$ 4 mil millones.

Comments are closed.