Los 8 días en que se quemaron más del doble de bosques en Chile que en los últimos 5 años

La correlación de hechos en el incendio de las regiones del Biobío y la Araucanía. Una serie de hechos en común unen a los incendios del Bíobío y la Araucanía, donde se han volcado todas las fuerzas de combate de la Conaf y de empresas privadas. El Mercurio, 08 de enero 2012.;


Los atentados a un helicóptero, dos bulldózers, una retroexcavadora, un camión forestal y una garita por parte de activistas de la "Coordinadora Mapuche Arauco Malleco". Siniestros que comenzaron principalmente en la madrugada con numerosos focos simultáneos, siendo la mayoría de las quemas iniciadas en forestales. Y la conmemoración de la muerte del joven mapuche Matías Catrileo. Todo entre el 30 de diciembre y el 6 de enero.

Si en la temporada de incendios 2010-2011, que duró seis meses, por cada incendio en la región del Biobío se quemaron 1,2 hectáreas, en la actual temporada que sólo lleva tres meses, cada incendio ha arrasado con una superficie de 33,4 hectáreas. Y la mayoría de ellos han sido desde el 30 de diciembre hasta el viernes de esta semana. Por este inusual aumento en los incendios forestales es que el director regional de la CONAF en el Biobío, Jaime Salas, cree "que deben ser intencionales porque la aparición simultánea de ellos es casi imposible que se origine por negligencia". Fuentes de la fiscalía de la misma región, dicen que "es muy complicado con los incendios poder determinar responsabilidades porque el incendio deja una evidencia, pero es difícil saber quién lo ocasionó".

Al 6 de enero de 2012, la cantidad de incendios activos o contenidos en el país llegaba a 32, afectando a una superficie inédita de 53,819 hectáreas, según cifras de la CONAF (ver infografía). Pero las alertas se encienden no por la quema de un bosque, sino por la de un helicóptero de uso de la empresa forestal Masisa, en la comuna de Victoria, región de la Araucanía. Es ese mismo día que también comienzan dos incendios en la región del Biobío: en la localidad de Pichiqueime, comuna de Florida, que incineró la planta de Celco y más de 30 mil hectáreas, y el de la casa patronal del ex ministro Juan Carlos Délano en la comuna de Padre Las Casas. Tras estos siniestros, vendría una seguidilla que en 8 días quemaría cerca de 34 mil hectáreas, las que sobrepasan el promedio de los últimos 5 años, de 13,260 hectáreas quemadas, en un 256%.

Conmemoración de la muerte de Matías Catrileo

Los hechos que hasta el momento las autoridades aún pensaban que podrían ser por "negligencia", tuvieron un giro el martes 3 de enero. Ese día, la "Coordinadora Mapuche Arauco Malleco", más conocida como CAM, se adjudicó, a través de un comunicado (ver recuadro) la autoría de algunos de los hechos ocurridos hasta esa fecha en las zonas de Arauco y Malleco: el incendio del ya mencionado helicóptero; la quema de dos bulldozer y una retroexcavadora en el vertedero ilegal de Voyeko, cerca de Temuco; la quema de un camión forestal y una garita de la empresa Volterra.

Todos los incidentes tenían como motivo, según se lee en el documento, la "conmemoración de los cuatro años del cobarde asesinato de nuestro weichafe Matías Catrileo, perpetrado por el carabinero Walter Ramírez". El 3 de enero de 2008, un grupo de encapuchados entró ilegalmente al fundo agrícola "Santa Margarita" en la región de de la Araucanía con el fin de tomárselo. Carabineros del GOPE se enfrentó al grupo que comenzó a lanzar piedras y quemar fardos de heno, y producto de una bala proveniente del arma del carabinero Ramírez, Catrileo murió.

El miércoles de esta semana, en Santiago, una veintena de personas comenzaron una marcha no autorizada por el paseo Ahumada en recuerdo de los cuatro años de la muerte del joven mapuche. Al acto se sumaron encapuchados engrosando a un centenar el grupo marchante que terminó con la quema de una motocicleta de una carabinera, de un bus del Transantiago y con barricadas que cortaron el tránsito el plena Alameda Bernardo O’Higgins.

Modus operandi de los incendios forestales

Desde el 30 de diciembre hasta el 6 de enero, la forma en que los siniestros han comenzado tiene un grupo de factores en común que llevan a pensar en la tesis de intencionalidad. Uno de ellos es que la mayoría de los predios que se han incendiado son de propiedad de forestales y no de CONAF o de pequeños y medianos empresarios. Sólo en la región del Biobío se estima que de los 819 incendios que se han combatido en esta temporada, 552 se han originado en forestales, los que han quemado más de 26 mil hectáreas en la región.

A tal hecho se suma la simultaneidad de los focos con los que se ha gatillado las quemas. El de Pichiqueime tuvo 8 focos simultáneos, el del Fundo de Casa de Piedra partió con 54 y el del Lago Lleu Lleu, en Tirúa, fue iniciado con 15 focos al mismo tiempo. El fiscal del Biobío, Julio Contardo, dice que "si se dan focos independientes en un incendio, claro que se da una situación de elucubración sobre intencionalidad".

Otro de los factores en común, es que la mayoría ha comenzado en la madrugada por lo que serían originados por personas. "Después del terremoto del 27 de febrero de 2010, pasaron 23 días sin incendios forestales en la región", cuenta el director de la CONAF del Biobío. Según expertos de la corporación, esto se debe a que en ese horario hay "menor movimiento de personas", además de la "oscuridad" que permite que "estos hechos ocurran con mayor facilidad". Así, la hora de los incendios como el del helicóptero en la Araucanía comenzó a las 01.30 horas, el de Pichiqueime a las 02.37, el de un galpón en el fundo Traipo en la comuna de Vilcún a las 01.35, y el del fundo Casa de Piedra a la 01:30, en el cual murieron 7 brigadistas que combatían el fuego para la Forestal Mininco.

Querella del gobierno y el relato de testigos

Tras estas muertes, el viernes el gobierno decidió invocar la ley antiterrorista y presentó una querella contra quienes resulten responsables por el "delito terrorista de incendio causando la muerte a varias personas cuya presencia se pudo prever, con la finalidad de producir en la población el temor de ser víctimas de delitos de la misma especie". El querellante es la Intendencia de la Araucanía y su representante el intendente José Molina. En el documento se lee la versión de Elio Soto, "encargado de la faena de extinción del fuego de la empresa Forestal Mininco S.A., (quien) se entrevistó con personal de dotación del Retén de Carabineros de Nehuentue, exponiendo que en horas de la madrugada (del miércoles 4 de enero) el vigilante de dicho sector le comunicó que había detectado 7 focos de incendio simultáneos en el Fundo Casa de Piedra, de propiedad de Forestal Mininco. Según lo que éste vigilante le comentó, a eso de las 01.00 horas de la madrugada, personas del lugar habían visto ingresar 3 furgones desconocidos, los que se internaron en el predio, siendo éstos los posibles autores del incendio. Al respecto, los lugareños mencionaron ubicar a estas personas, las que estarían vinculados con conocidos activistas étnicos del sector".

Otro de los testimonios que maneja la investigación es el de un funcionario de la empresa Volterra, una de las afectadas por los actos del grupo mapuche CAM. El testimonio dice textual: "La noche del jueves 29 de diciembre tuvimos un incendio con múltiples focos, en nuestro predio Tranaquepe, ubicado en la comuna de Tirúa. Nuestra brigada se dirigió al predio para combatir este incendio, encontrándose con algunos árboles que habían sido cortados intencionalmente para bloquear el camino y así evitar poder llegar a realizar faenas de combate. Nuestra brigada despejó el camino y se iniciaron las faenas de control del fuego. Debido a lo anterior, se solicitó el apoyo de carabineros ya que los causantes de estos focos de incendio continuaban al interior del predio generando más focos, los que totalizaron 12".

En medio de estas diligencias, la CONAF, brigadas de empresas forestales y del Ejército, continúan la batalla contra los incendios en el año que ha sido el más destructivo del último quinquenio.  
 
Desde el 30 de diciembre hasta el 6 de enero, la forma en que los siniestros han comenzado en Biobío y la Araucanía llevan a pensar en la tesis de intencionalidad.La treintena deincendios quealertaron al país

Esta semana, el incendio en Carahue, que provocó la muerte de siete brigadistas, volvió a enfrentar al ministro de Interior, Rodrigo Hinzpeter, y al fiscal nacional, Sabas Chahuán.

Este último llamó a la prudencia del Gobierno ante las acusaciones de intencionalidad de Hinzpeter: "Tenemos la voluntad de pedir a los tribunales que apliquen las sanciones más duras posibles, pero sobre la base de una investigación prudente, seria y que dé resultados certeros". Asimismo, rechazó la idea de invocar la ley antiterrorista antes de concluir con las investigaciones.

Uno que apoya al ministro es el senador por La Araucanía, Alberto Espina, quien el jueves recorrió la zona siniestrada. "El Gobierno hizo muy bien al invocar la ley antiterrorista. Ningún experto que analice la situación puede decir que no fue intencional".

El parlamentario de RN estima que "la Concertación le miente a la opinión pública al decir que se está culpando a los mapuches. Son cómplices políticos de lo que pasa. Debieran todos estar de acuerdo con esta medida. El tema de la ley antiterrorista es para investigar si existen culpables", explica el senador, que descarta que en la zona se haya estado haciendo carbón.

Sólo en la región del Biobío se estima que de los 819 incendios que se han combatido en esta temporada, 552 se han originado en forestales.

Hinzpeter y Chahuán viven nuevo desencuentro por incendios

Esta semana, el incendio en Carahue, que provocó la muerte de siete brigadistas, volvió a enfrentar al ministro de Interior, Rodrigo Hinzpeter, y al fiscal nacional, Sabas Chahuán.

Este último llamó a la prudencia del Gobierno ante las acusaciones de intencionalidad de Hinzpeter: "Tenemos la voluntad de pedir a los tribunales que apliquen las sanciones más duras posibles, pero sobre la base de una investigación prudente, seria y que dé resultados certeros". Asimismo, rechazó la idea de invocar la ley antiterrorista antes de concluir con las investigaciones.

Uno que apoya al ministro es el senador por La Araucanía, Alberto Espina, quien el jueves recorrió la zona siniestrada. "El Gobierno hizo muy bien al invocar la ley antiterrorista. Ningún experto que analice la situación puede decir que no fue intencional".

El parlamentario de RN estima que "la Concertación le miente a la opinión pública al decir que se está culpando a los mapuches. Son cómplices políticos de lo que pasa. Debieran todos estar de acuerdo con esta medida. El tema de la ley antiterrorista es para investigar si existen culpables", explica el senador, que descarta que en la zona se haya estado haciendo carbón.

 

Comments are closed.