No más plantaciones de pinos ni eucaliptos piden organizaciones campesinas

La preocupación se suscita ya que en estos momentos hay más de 3 millones de hectáreas en el centro sur de Chile de estas plantaciones y, a corto plazo, aseguran, se pretende duplicar esta cantidad. La Tribuna de Los Angeles 18 de enero 2012.


Diversas organizaciones sociales de todo el país hicieron un llamado a sectores campesinos para que no se fomente la introducción de pinos y eucaliptos, ya que, según señalaron, “solo traerá graves consecuencias para la vida rural, mayor sequía, mayores impactos, y grave exposición a la infección de plagas con pérdidas totales”.

El llamado lo hicieron mediante una declaración pública donde exponen que las empresas forestales junto a diversos organismos del estado chileno han iniciado una nueva ofensiva para continuar expandiendo plantaciones de pino y eucaliptos a través de un decreto (D.701). “Hoy, hay más de 3 millones de hectáreas en el centro sur de Chile de estas plantaciones y a corto plazo pretenden duplicar esta cantidad. Su objetivo es la introducción de estas plantas en terrenos de campesinos chilenos y de comunidades Mapuche con entrega de supuestos beneficios, como plantas regaladas e, incluso, bonificaciones con dinero por costos”, añaden en su declaración.

Sostienen que los lugares donde está la mayor cantidad de plantaciones forestales son territorios que concentran los mayores índices de empobrecimiento y emigración de la población y “hoy, además, expandir más pino y eucaliptos es poner en riesgo no solamente la resequedad de los suelos y los inminentes peligros de incendios forestales con este tipo de especies, sino, también, los expone a la plaga de Sirex noctilio o Avispa taladradora que está extendida desde la región del Maule hasta la región de Los Lagos y que ha puesto en jaque a las empresas forestales chilenas.

Dicho insecto va provocando la muerte de los pinos que ataca, debido a que las hembras colocan sus huevos dentro del tronco de los pinos, junto con una sustancia tóxica producida por ellas, que mata los árboles. Por ello, insisten en su llamado a no permitir la introducción de plantaciones de pinos y eucaliptos que deriva, a juicio de ellos, en una muerte de la vida rural.

Comments are closed.