Anuncian nuevos pozos y planta desaladora para enfrentar sequía en Copiapó

MOP encabezó reunión en la III Región y anunció planes para asegurar el suministro. Agricultores de la zona se oponen a una mayor extracción de aguas subterráneas y piden indemnización. La Tercera, 30 de marzo 2012.


Un plan en tres fases para enfrentar la crítica escasez hídrica que afecta a Copiapó fue el que presentó ayer el ministro de Obras Públicas, Laurence Golborne, en la capital de la III Región. La iniciativa considera utilizar agua transferida por una minera, hasta la construcción de una planta desaladora que debiera partir en 2017.

Acompañado de la subsecretaria de la cartera, Loreto Silva, y de las máximas autoridades en la materia, Golborne se reunió con agricultores y miembros de las comunidades de regantes de la región en la intendencia de la ciudad. Esto, luego de diversas movilizaciones en protesta por la crisis hídrica.

Reiteró que uno de los principales problemas fue la sobreexplotación de derechos de aguas que terminaron por afectar la cuenca. Por ello implementaron medidas a corto plazo que fueron asumidas por la empresa Aguas Chañar, como la extracción de pozos habilitados en el sector de Piedra Colgada.

Según Golborne, actualmente los cortes de agua que se están produciendo o que se puedan producir se deben a problemas de tipo operacionales. "Esto no se debe a la falta de agua, y eso es importante. Se han atacado los temas de fondo para evitar que haya un problema de suministro de agua, y la disponibilidad está asegurada para el 2012 y 2013", dijo el secretario de Estado a la salida de la reunión.

A mediano plazo, el MOP trabaja en un plan para asegurar el suministro hasta el 2017. "Para ello se ha dispuesto la habilitación de nuevos pozos", informó.

Una de las principales medidas es un acuerdo con la empresa minera Candelaria, que va a proveer 100 litros por segundo, a través del traspaso de derechos de pozos existentes.

La nueva planta

Y tal como se estaba estudiando, será la planta desalinizadora la solución como una forma de crear nueva fuente de agua. "Este es el objetivo a largo plazo: que la región de Copiapó no dependa de las napas subterráneas, que hoy día pueden tener un grado de sobreexplotación, sino que el suministro de agua potable provenga de una fuente nueva, distinta, como es la tecnología de desalinización", explicó Golborne.

La tecnología ya es utilizada en empresas mineras y permite transformar el agua de mar. No obstante, la medida no genera consenso entre la comunidad, por el alto costo que significaría en las cuentas de agua.

La autoridad solicitó a Aguas Chañar adelantar al 30 de abril el plan de inversiones que tenía previsto originalmente para 2015.

Fueron los agricultores quienes salieron más decepcionados de la reunión. Según el presidente de la comunidad de aguas subterráneas, Rodrigo Moreno, las medidas no consideran una solución para la agricultura que está bajo emergencia agrícola (ver recuadro). Al contrario, "nos oponemos a la solucion que han buscado, porque se privilegia el consumo de la ciudad, que está bien, pero la forma en que se está haciendo están creando daños colaterales, ya que están secando los pozos", dijo. Moreno agregó que hay que buscar un equilibrio, y si se quiere sacar agua, el que está de antes debe salir y ser indemnizado. La oposición es compartida por la Asociación de Productores y Exportadores de Copiapó, que dice que el Estado no se está haciendo cargo de la agricultura.  
 
“El objetivo es que el agua potable provengade una fuente nueva como la desalación”. Laurence Golborne, Ministro de Obras Públicas.


 

Comments are closed.