Consulta Nacional Reconstrucción:78 por ciento califica proceso de reconstrucción como malo o pésimo

Un 45 por ciento de los encuestados sostiene que los ciudadanos están más preparados para enfrentar una emergencia, pero que el Gobierno no aprendió su lección. Dirigentes sociales de las zonas afectadas aseguran que falta entender que la reconstrucción no son solo números: "Cuando uno cierra una puerta, son familias las que están quedando atrás", dicen. radio U. de Chile 19 de marzo 2012.


La falta de participación ciudadana en estos dos años de reconstrucción fue la principal conclusión del análisis que realizó la Red de Organizaciones Pro Reconstrucción y Voto Ciudadano a los datos entregados por esta consulta nacional,  realizada entre el 25 de febrero y el 4 de marzo, donde participaron más de doce mil personas de todas las regiones.

Las organizaciones entregaron sus reflexiones en Constitución, ciudad que contó con cerca de 1.500 sufragios y donde el grueso de la población estimó que el Gobierno invisibiliza la iniciativa ciudadana.

Carolina Manríquez, de la agrupación de damnificados de la ciudad, indicó que en los resultados “se exige mucho la participación ciudadana, la gente demanda participación real. Más que escuchada, ser tomada en cuenta en cuanto a las propuestas y soluciones. Vemos que falta mucho la visión local, humanizar un poco el proceso, entender que la reconstrucción no son números. Cuando uno cierra una puerta, son familias las que están quedando atrás”

“Sentimos que en Constitución pasa eso: falta llegar a las familias y hay temas que son absolutamente destrabables y para el caso de esta comuna no se ha hecho”, agregó.

A esto se suma una “tremenda” descoordinación de organismos estatales que no se traspasan la información, lo que muchas veces implica tener que repetir trámites para poder postular a subsidios u otros beneficios, indicó la dirigente.

En este sentido, la encuesta reveló que un 45 por ciento de los consultados opina que las personas están mejor preparadas para enfrentar una nueva crisis, pero que el Estado no lo está, generando así fuertes niveles de inseguridad.

“Esto también se ha visto en el manejo de las autoridades de otras crisis, como en los incendios forestales o las inundaciones del norte y sur del país”, sostuvo Carolina Manríquez, quien añadió que en este caso la situación se agrava por los pasos erráticos en el manejo comunicacional del tema, “donde se ha prometido muchas veces cosas imposibles de cumplir”.

En esta línea, Patricia Beltrán, de la Agrupación Reconstrucción ¿cómo vamos?, hizo un llamado a las autoridades a escuchar y a tratar otros temas más allá del avance en Obras Públicas o Vivienda: “Lo que demandamos como organizaciones sociales es que efectivamente, por ejemplo, haya una revisión de construcción. Que a la hora de reconstruir las ciudades, sea con respeto a la conservación del patrimonio de los lugares. Que no la reubicación de viviendas no signifique la aparición de nuevos ghettos urbanos en las periferias de las ciudades, con todos los problemas que eso va a implicar para el futuro de esas comunidades y las ciudades en general. Hay hartas dimensiones del proceso de reconstrucción que es necesario revisar y que supera el exclusivo tema de las viviendas”, explicó.

Los dirigentes anunciaron que entregarán estos resultados a las autoridades gubernamentales y que también se reunirán con los parlamentarios, para que se sume al debate público la postura de quienes son los principales afectados.

Comments are closed.