Denuncian abusos de hidroeléctricas en San Fernando por uso de aguas del río Tinguiririca

Organizaciones ciudadanas de San Fernando, junto a la diputada Alejandra Sepúlveda, realizaron una marcha en el centro de dicha ciudad en contra de las centrales hidroeléctricas Las Higueras y Confluencia. Los agricultores de la zona denuncian que se han visto perjudicados para acceder al agua del río Tinguiririca, poniendo en riesgo la principal actividad económica de la región. Radio Universidad de Chile.cl, 29 de marzo 2012.


Más de mil personas de San Fernando acompañados de la diputada del PRI, Alejandra Sepúlveda, marcharon por el centro de la ciudad para protestar en contra de las centrales hidroeléctricas Las Higueras y Confluencia, de la empresa Tinguiririca Energía, que funcionan desde octubre de 2010.

Según plantearon, particularmente,  Confluencia se instala río arriba en el Tinguiririca, el más importante de la Región de O’Higgins, acumulando el agua e impidiendo que exista un flujo normal para 45 mil hectáreas y más de seis mil agricultores y regantes, el 60 por ciento de ellos pequeños.

Miguel Ángel Guzmán, gerente de la Junta de Vigilancia del Río Tinguiririca, recalcó que se trata, en teoría, de centrales de pasada, y que fueron aprobadas con grandes falencias.

“Se aprobó este proyecto  pensando en que ese embalse se ocupara en invierno, para que supliera el déficit hídrico del río. No obstante, los últimos años han hecho uso de esos embalses, porque han sido años secos, de manera permanente, durante varias horas del día, porque el caudal no les alcanza para generar la energía que las turbinas requieren.  Nos dejan durante horas, diariamente, el río con bastante poco caudal, muy seco. Eso origina que no podamos hacerles llegar el agua a nuestros a nuestros agricultores”, explicó Guzmán.

El gerente de la Junta de Vigilancia del río, además, sostuvo que han tenido mesas de negociaciones con la empresa, pero en ninguna de ellas se logró acuerdo y tampoco han obtenido respuestas de los organismos fiscalizadores como la Dirección General de Aguas (DGA), donde sólo se pueden obtener multas ínfimas sin efecto disuasivo.

El agricultor añadió que también recurrieron a la justicia, a través de la presentación de un recurso de protección, el que no fue aprobado por la Corte de Apelaciones de Rancagua, a pesar de que en él se establecía que la empresa está operando hace más de catorce meses sin tener recepción definitiva de obras.

Por su parte, la diputada Alejandra Sepúlveda, advirtió que no se trata de estar en contra de una fuente de energía, sino en el respeto a los pobladores, y por ello manifestó su apoyo a los regantes.

“Solo tienen derechos de agua como una central de paso, pero no para utilizar el agua. Ellos están pasando a llevar toda nuestra legislación, los derechos de los agricultores y esperamos que,  a través de esta movilización, se pueda llegar a un arreglo de este tremendo abuso que está haciendo esta central”, indicó Sepúlveda.

La parlamentaria añadió que cuando la central necesita energía libera gran cantidad de agua que provoca la inundación de parte de la comuna de Chimbarongo y los predios aledaños al río, y señaló que apoyará a los agricultores para insistir con el recurso de protección.

 

Comments are closed.