Incendios forestales han arrasado 46% más de hectáreas

Siniestros como el de Pichiqueime y Torres del Paine contribuyeron a casi duplicar el promedio de daño de los últimos cinco años. La Tercera, 20 de marzo 2012.
Lea noticia relacionada: Conaf controla incendios en la Octava Región y mantiene brigadas de inspección a nivel nacional.


Entre 30 y 35 incendios forestales se producen en promedio diariamente en Chile. Esta temporada, hasta el 28 de marzo, se han registrado más de 4.300 siniestros en todo el país, lo que equivale a un 12% menos si se compara con el promedio de los últimos cinco años, que es de alrededor de 4.900 incendios. Sin embargo, pese a que la cantidad de siniestros ha bajado, las hectáreas consumidas (82.868) alcanzan a un 46% más que el promedio en esos mismos años (56.566).

Fernando Maldonado, ingeniero forestal de la gerencia de Manejo del Fuego de Conaf, explica que la temperatura del aire, viento y humedad son factores clave en la propagación del fuego y, entre ellos, el que más influye es el viento. Según él, en los últimos años y sobre todo este, el calor ha sido pieza clave. "Hemos estado en todo el proceso de La Niña y además realmente las condiciones climáticas están cambiando en el tiempo y cada vez estamos teniendo veranos más extensos con temperaturas más altas en general", explica Fernando Maldonado, ingeniero forestal de la gerencia de Manejo del Fuego de Conaf .

Raimundo Bordagorry, académico de la Facultad de Ingeniería y experto en medioambiente de la Universidad Diego Portales, coincide en que "efectivamente los veranos están más largos. Se nota sobre todo en la zona central". El problema es que este calor "genera condiciones de sequedad del combustible", explica Fernando Maldonado, quien agrega que con esto la vegetación pierde contenido de humedad y se hace mucho más propensa a arder muy rápidamente y a propagarse a grandes velocidades ante cualquier pequeño fuego, tanto originado por una negligencia o a raíz de un incendio que ya está en desarrollo.

De este modo, las regiones históricamente más afectadas por incendios son Valparaíso y Biobío, ya que en ambas las ciudades se encuentran más próximas a los bosques. Pero en cuanto a superficie consumida, las regiones de O’Higgins y El Maule son las más dañadas. Y este año se ha sumado la Región de Magallanes debido al siniestro en Torres del Paine, el que consumió más de 17 mil hectáreas. Este incendio fue el segundo más grande del verano. El primero fue el de Pichiqueime, que arrasó más de 25 mil hectáreas en Quillón, Florida, entre otras localidades del Biobío. En ambos incendios, el viento y la topografía del lugar fueron claves para la propagación del fuego.

Estos dos siniestros suman más de 42.000 hectáreas, es decir, más del 50% de la superficie arrasada por incendios en esta temporada, la que aún no ha terminado, ya que normalmente se extiende hasta abril o mayo.

Ayer, el director de Conaf, Eduardo Vial Ruiz-Tagle, anunció la mantención de 100 brigadas de Conaf a lo largo de Chile mientras las condiciones climáticas sigan siendo favorables para el fuego. Los incendios que afectaban a las provincias de Ñuble, Concepción y Biobío estaban controlados. Posteriormente, Onemi levantó las alertas preventivas que mantenía en la zona.  
 
82.868 hectáreas arrasadas por el fuego van este año.
100 brigadas mantendrá CONAF en terreno.

 

Comments are closed.