Sequía altera hábitos, y vecinos de Petorca y La Ligua temen el contagio de enfermedades

Alcaldes atribuyen crisis hídrica a clima y a sobreexplotación de acuíferos. Acumular agua de madrugada, volver a usarla en varias tareas, comprarla envasada y activar pozos negros es parte de la nueva rutina entre los 17 mil afectados.;Desde que supo que la bacteria pylori fue la causante de la gastritis que sufrió, Ondina Figueroa sólo bebe agua embotellada. Esta contadora del centro de Cabildo cree que contrajo el microbio del agua de la llave. El Mercurio 04 de marzo 2012.


Ella desconfía de los camiones cisterna que venden sus cargamentos de agua a la compañía de agua potable. La inyectan en el pozo, y tras un tratamiento potabilizador, es distribuida a los domicilios. Ese pozo surtía antes a otras zonas afectadas por la sequía hasta que se agotó. Esval lo repone comprando agua que a su vez extrae de pozos excavados en la parte alta de la cuenca del seco río La Ligua.

Tras el corte que dejó sin suministro durante los cuatro últimos días de enero a 3 mil habitantes de la parte alta de Cabildo, el presidente de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos, Ángel Troncoso (UDI), transmitió a la Superintendencia de Servicios Sanitarios las quejas de las familias, porque el agua repuesta salía "con sabor a barro" y con elementos sólidos.

"Preocupa que no sean camiones de Esval los que transporten el líquido, sino otros que antes hemos visto tirando cargas en sus estanques para las mineras. Pero nos piden que nosotros mismos saquemos las fotos para que los denunciemos", señaló.

En las áreas rurales de las comunas de Cabildo, La Ligua y Petorca, hoy suman 17 mil las personas que deben ser asistidas por camiones aljibe. El alcalde de La Ligua, Rodrigo Sánchez (PC), expresó su inquietud porque los vecinos resienten las condiciones sanitarias y afirmó que en el sector de Valle Hermoso ya hay casos de hepatitis.

Sánchez y el alcalde de Petorca, Gustavo Valdenegro (independiente), coincidieron en que no sólo la adversa condición climática sino también la "usurpación de aguas" que se practica en ambas cuencas ha desatado la catástrofe, empinando el desempleo al 17% y estimulando la emigración por razones laborales. En igual sentido apuntó la agricultora Soledad Marchant. "Hubo otras sequías, pero por primera vez debo talar el 75% de mis 14 hectáreas de paltos", dijo. Ellos acusan a grandes empresarios ubicados en las cabeceras de los valles, pero éstos dicen ser víctimas de una campaña política que busca estatizar los derechos de agua.

La Dirección General de Aguas adelantó que un estudio de teledetección y fiscalizaciones en terreno arrojaron que los pozos clandestinos, a lo largo de los valles y no especialmente en las cabeceras, sacan un volumen igual al 50% de los derechos legalmente constituidos.
 Las quejas de los vecinos

BLANCA MARDONES
De la Comunidad Agrícola de Varas (La Ligua)

"Ya no podemos usar los baños y hay que salir al monte a hacer nuestras necesidades o volver a usar pozos negros".

VALENTINA CASTRO
Artesana

"No se saca nada con levantarse a las 3 de la madrugada para lavar o bañarnos. Como todos sacan agua a esa misma hora, sale sólo un hilito en cada casa".

ALICIA CONTRERAS
De la Comunidad Valle Hermoso

"La misma agua que usamos para lavar la loza o la ropa la echamos al estanque del baño, y nuestros niños deben defecar en una bolsa plástica".
 
Por MAURICIO SILVA y AUDÉNICO BARRÍA

Comments are closed.