Animales domésticos amenazan la fauna autóctona de los Altos de Cantillana

Los zorros gris y los quiques serán las principales especies que, durante dos años, monitoreará un equipo de la UNAB para medir el impacto. Parte del área que se estudiará fue afectada en enero por un incendio forestal. El Mercurio, 24 de abril de 2012.;;;;;

Los zorros gris y los quiques serán las principales especies que, durante dos años, monitoreará un equipo de la UNAB para medir el impacto. Parte del área que se estudiará fue afectada en enero por un incendio forestal. El Mercurio, 24 de abril de 2012.;;;;;


Nueve días se prolongó el incendio que afectó en enero la reserva Altos de Cantillana, en la cordillera de la costa de la Región Metropolitana, arrasando con 90 hectáreas, de un total de 2.100.
 
El área es representativa de uno de los 25 lugares críticos para la preservación de la biodiversidad mundial. De ahí que amenazas como el incendio y también la interacción con humanos y sus mascotas preocupa a los especialistas. Justamente para conocer en detalle el impacto de esto último, a partir de hoy científicos de la Universidad Andrés Bello, liderados por el veterinario Gonzalo Medina, director del Doctorado en Medicina de la Conservación, realizarán un seguimiento de dos años a los zorros gris y culpeo, y también al quique, tres de los carnívoros más conocidos de la zona.
 
Caza ilegal
Para el monitoreo emplearán trampas cámara (cámaras que fotografían automáticamente cuando se acerca un animal), rastrearán huellas; también capturarán ejemplares para ponerles transmisores y detectar si presentan alguna enfermedad transmitida por perros o gatos.
 
"Hemos visto fotografías de perros atacando a zorros. No lo hemos observado en forma directa. El que peor lo pasa es el zorro. Si lo hieren, es prácticamente la muerte para él, en cambio el perro vuelve a su hogar", dice Medina.
 
Les interesa en particular determinar el grado de perturbación que genera la actividad humana. En el área, la caza está prohibida, pero existe captura ilegal. "Se continúa haciendo. Hace poco más de un año se confiscó una importante cantidad de pieles artesanales de zorro en Pintué", cuenta Joaquín Solo de Zaldívar, administrador de la corporación Altos de Cantillana, que agrupa a los propietarios que crearon esta reserva natural privada en el área. Habitan allí 163 especies silvestres, de las cuales 25 son endémicas y 37 se encuentran amenazadas.
 
Solo de Zaldívar reconoce que en la época que estaba permitida la caza la gente del sector entrenó a muchos perros como zorreros, y "algunos persisten en salir a zorrear". Otro problema son los perros que llevan el ganado a pastar a los cerros, lo que está también prohibido. "Es común ver ahí perros perdidos que persiguen a los zorros", cuenta.
 
Para Solo de Zaldívar, también propietario, el estudio de la UNAB es un trabajo de un valor enorme, ya que como la reserva está rodeada de actividad humana, es muy interesante saber el resultado de lo que investiguen. "Se sabe que la influencia de los animales domésticos es nociva. Les pegamos pestes a animalitos que deberían estar libres de esas enfermedades".
 
Algo con lo que coincide Medina: "Las interacciones entre especies domésticas y silvestres pueden conformar una red de contactos donde la competencia, predación y transmisión de patógenos puede provocar grandes impactos sobre la biodiversidad".
 
Solo de Zaldívar destaca que zorros y quiques ayudan a controlar plagas como ratones y conejos.
 
Las trampas cámara también podrían ayudar a verificar la presencia del colocolo y la güiña, de los que hasta ahora sólo existen informes confusos y una que otra fotografía.
 
Peligra el lagarto Gruñidor 
Al menos 30% del hábitat del frágil lagarto Gruñidor de Valeria se vio afectado por el incendio de enero en Altos de Cantillana. "El animalito vive en la roblería, entre el macizo horcón de piedra y la meseta", explica el administrador de la corporación que protege el área, Joaquín Solo de Zaldívar. Justamente esa zona fue una de las más afectadas por el fuego. "Hay partes donde el incendio fue más profundo y en otras sólo afectó la superficie, y quedaron hojas quemadas, pero se propagó por el piso, afectando a los animales que viven allí". El lagarto ya enfrentaba presiones sobre su hábitat antes de la catástrofe y también es capturado ilegalmente para venderlo como mascota exótica.

Comments are closed.