La arremetida de la Conaf para detener la tala ilegal del bosque nativo

Para impedir estas prácticas, la corporación realiza patrullajes aéreos y terrestres en distintos horarios; cuenta con sistemas de ultrasonido, sensores remotos y planea acceder además a las imágenes del satélite chileno Fasat Charlie. El Mercurio, 16 de abril de 2012.

Para impedir estas prácticas, la corporación realiza patrullajes aéreos y terrestres en distintos horarios; cuenta con sistemas de ultrasonido, sensores remotos y planea acceder además a las imágenes del satélite chileno Fasat Charlie. El Mercurio, 16 de abril de 2012.


Una implacable fiscalización -con inspecciones aéreas y terrestres- lanzó la Corporación Nacional Forestal (Conaf) para impedir la tala ilegal del bosque nativo, práctica que mueve millones de metros cúbicos, especialmente de roble, raulí y coigüe, y que alcanza niveles preocupantes en el período previo al invierno.
 
En 2011 se realizaron cinco mil fiscalizaciones y se cursaron 613 multas por corte ilegal, de las cuales 469 correspondieron a infracciones a la Ley del Bosque Nativo.
 
La tarea no es fácil, y así lo constató "El Mercurio" en una inspección a la Octava Región, donde el equipo de Conaf fue blanco de insultos y hasta de amenazas por algunos infractores en los controles carreteros, centros de acopio y recintos prediales.
 
Uno de los momentos más tensos se produjo el viernes 14, rumbo a las Termas de Chillán, en el predio Santo Domingo o "San Juanito", luego que una inspección aérea, realizada el día anterior, detectara con pruebas fotográficas que las hectáreas devastadas se habían ampliado y que, pese a las advertencias -de no traspasar la zona autorizada para la corta de eucaliptus-, las faenas continuaban.
 
Las primeras irregularidades quedaron expuestas en el camino que permite llegar al fundo. Ahí, Carabineros ordenó la detención de un camión cargado de roble, que no contaba con la Guía de Libre Tránsito que certifica la procedencia de la leña. El chofer fue citado al juzgado de policía local para el pago de una multa de hasta 3 UTM, y además fue detenido por no tener licencia de conducir.
 
Otro vehículo, con la misma carga, fue encontrado a la vera del camino. Justo cuando se le cursaba la citación apareció Demetrio Quezada, dueño del predio Santo Domingo, lo que derivó en un tenso diálogo.
Preguntó si había algún problema con el vehículo y mostró una papeleta con la autorización.
 
"Señor, ese código es falso", le dijo uno de los fiscalizadores.
 
"¡Cómo que falso! Ese es el plan de manejo que ustedes autorizaron", replicó el aludido, mientras advertía que si al final se demostraba que sólo había habido un error en la transcripción del código "voy a traer el papelito que me dio la Conaf y a este caballero se lo voy a mostrar en su carita".
 
"Eso -sostuvo el funcionario de la Conaf- tiene que mostrárselo al juez, no a nosotros".
 
"No pienso. Harto me han hecho lesear, vienen a puro tontear aquí", sentenció.
 
Como no acompañó a Carabineros para permitir el ingreso al predio, el equipo -respaldado por una orden judicial de allanamiento- rompió las cadenas del pórtico e hizo la inspección.
 
"Constatamos la tala ilegal de decenas y decenas de hectáreas de bosque nativo. Él sólo tenía permiso para cortar una zona de eucaliptus, pero esa área ha sido ampliamente superada, por lo que vamos a hacer la presentación al juzgado de policía local", sostuvo Manuel Garrido, jefe provincial de la Conaf en Ñuble.
 
Frente a las multas, Tomás Bennet, jefe nacional del Departamento de Fiscalización de la Conaf, hizo ver que "éstas alcanzan hasta seis veces el valor comercial de los productos extraídos, por lo que los infractores tienen que convencerse de que no es rentable actuar fuera de la ley".
 
Para las mediciones, el jefe del Departamento de Bosque Nativo, Antonio Varas, informó que cuentan con sistemas de ultrasonido, sensores remotos y que planean acceder a las imágenes del satélite chileno Fasat Charlie.
 
En los centros de acopio, la fiscalización tampoco es fácil. Excusas de todo tipo y alegatos impiden el ingreso de los funcionarios.
 
Similares reclamos se registran en los controles carreteros. Uno de ellos lo encabezó el director de la Conaf, Eduardo Vial, quien afirmó que "nosotros tenemos la obligación de proteger la vegetación desde Arica a Punta Arenas", y que el escenario es auspicioso. "Después de siglos -dijo- de que el bosque nativo ha sido talado, estamos con señales de recuperación. Las cifras todavía son bajas, pero logramos romper la curva de caída y no vamos a abandonar esta tarea".
 
De acuerdo a las estadísticas de la Conaf, en 2011 el bosque nativo alcanzó a 13 millones 599 mil 610 hectáreas, lo que implica un aumento en 169 mil hectáreas desde 1997, a pesar de los incendios forestales que han arrasado con 334 mil 531 hectáreas.

Comments are closed.