El costoso escenario de apagón nuclear que enfrenta Japón

Antes del terremoto y tsunami de 2011, la energía nuclear representaba el 30% de las necesidades eléctricas del país. Un corte total podría costar hasta 2,5% del PIB por año.; Pulso, 07 de mayo 2012.
;


El fin de semana, Japón cerró Hokkaido, su último reactor nuclear en funcionamiento, apenas un año después de que un tsunami afectara la nación el 11 de marzo del año pasado, y causara una crisis nuclear. Si el país logra sobrevivir el verano sin mayores cortes de electricidad, los productores temen que las plantas se cierren para siempre. Se trata de la primera vez que Japón se queda sin energía nuclear desde 1970.

"Si reiniciamos o no los reactores depende de discusiones futuras", declaró a mediados de abril el ministro de Industria Yukio Edano, luego de fracasar en su intento por lograr acuerdo inmediato por parte de autoridades locales de Fukui para reiniciar los reactores operados por Kansai Electric Power.

El cierre de los 54 reactores nucleares ha tenido un efecto significativo sobre los mercados de energía globales, presionando los precios del gas natural en Asia a niveles récord e impulsando los precios del petróleo y del carbón.

"¿Será éste el fin de la energía nuclear? Podría ser", dijo a Reuters el profesor de la Universidad Rikkyo de Tokio, Andrew DeWit, experto en política energética.

Antes del terremoto y tsunami del ario pasado, la energía nuclear representaba el 30% de las necesidades eléctricas del país. Ahora, la importación de gas natural licuado y de petróleo se ha incrementado para compensar. Las diez empresas regionales de electricidad de Japón compraron un récord de 52,9 millones de toneladas métricas de GNL en el año fiscal terminado en marzo para reemplazar la energía nuclear, 27% por sobre la cantidad que compraron el ario anterior, informó la Federación de Compañías Eléctricas.

Alto costo

Según el ministerio de Economía, los costos de generación de energía subirían en más de 3 billones de yenes (US$38 mil millones) por año si Japón reemplazara la energía nuclear con generación de energía termal. Los mayores costos de la electricidad elevarían los costos de producción en 7,6 billones de yenes por año, según estimaciones del ministerio realizadas el año pasado. Como consecuencia, el impacto en el PIB sería importante. Daiwa Institute of Research estima que cerrar las plantas nucleares de manera permanente reduciría el PIB en 2,5% por año equivalente a más de 14 billones de yenes durante la próxima década. "Los mayores costos de la electricidad incrementarían los costos para las empresas e individuos y pesarían tanto en el gasto de capital como en el consumo", dijo a Reuters el investigador de Daiwa, Mikio Mizobata.

Por su parte, Nomura Securities estima que las importaciones de combustibles fósiles se incrementaría en cerca de 3,3 billones de yenes en el primer año tras el cierre de los reactores nucleares, lo cual, según sus estimaciones, recortaría entre 0,4% y 0,5% del PIB de Japón. La mayor dependencia respecto de las importaciones de combustibles, se sumaría al impacto de los altos precios del petróleo en esta nación pobre en recursos. También perjudica al superávit comercial sobre el cual Japón ha dependido por largo tiempo como una fuente vital de crecimiento económico.

Los superávit ya están bajo ataque por el alza del yen. Los exportadores se quejan de que esto provocaría una pérdida de competitividad, dada la creciente competencia de rivales como Corea del Sur y China, en sectores desde electrónica a autos. Además, el año pasado, Japón cayó en su primer déficit comercial en tres décadas y en enero las importaciones excedieron alas exportaciones por un récord de 1,48 billones de yenes.  
 
 
¿Qué ha pasado? Luego del terremoto y tsunami del 11 de marzo del año pasado, Japón fue cerrando progresivamente todas sus plantas nucleares. El fin de semana cerró la última, y aún no se sabe si volverán a encenderse.

¿Qué consecuencias tiene? Como consecuencia, los costos de la generación de electricidad se han disparado, debido a las mayores importaciones de otras fuentes energéticas, como petróleo, gas natural y carbón.

¿Cómo afectaría ala economía nipona? Según proyecciones de distintos analistas, el cierre permanente de las plantas nucleares reduciría el PIB en 2,5% por ario durante la próxima década.

CIFRAS CLAVE
30% de la electricidad de Japón provenía de la energía nuclear.
2,5% por año sería la caída de la producción anual durante la década después de un cierre permanente de todas las plantas nucleares.
US$38 milis. sería el incremento de los costos de generación eléctrica por año si Japón reemplazara la energía nuclear por generación termal.
1970 Desde ese año, Japón había tenido energía nuclear, por lo que éste representa el primer apagón en más de 40 años.
54 reactores nucleares fueron apagados en Japón, tras el cierre de Hokkaido el fin de semana
52,9 millones de toneladas métricas de GNL compraron las 10 empresas regionales de electricidad de Japón el año fiscal terminado en marzo, un alza de 27%.

El caso de Alemania: le costaría hasta €74 mil milis.

El cierre de estas podría significar un costo de hasta €74 mil malones para el país.

Hace exactamente un año, Alemania decidió que terminaría con toda su actividad nuclear para el año 2022 luego del desastre de Fukushima. Durante el 2011 se cerraron ocho plantas, removiendo así la capacidad de producir 8,3 gigawatts de energía. El próximo paso que tomará será apagar otras plantas nucleares durante un período de dos años empezando en 2015.

Según el Instituto Alemán de Investigación Económica, el costo del apagón estaría entre £35 y g74 mil millones, dependiendo de si se reemplazan con plantas de energía a gas o centrales térmicas de carbón. El gobierno busca incrementar la producción de electricidad en base a energías renovables a 35% para 2020 y a 50% para 2030. Como ejemplo, EON, la mayor empresa eléctrica alemana, ha comenzado a revisar sus operaciones. El cierre de las plantas redujo sus ganancias en £2.500 millones en 2011 y lo llevó a anunciar un programa de desinversión por £15 mil millones, recortes de empleos y planes para expandirse hacia nuevos mercados, incluyendo Brasil. 

 

Comments are closed.