Informe sanitario revela que fugas de gases en fundición de Codelco tienen una causa “estructural”

Resolución fue emitida a petición de la cuprífera, que busca evitar su clausura y cumplir los requisitos que el municipio de Puchuncaví le impuso para renovar su patente industrial. El Mercurio 02 de mayo 2012.
Noticias relacionadas: Subsecretario de Medioambiente: Necesitamos un diágnostico para rehabilitar Puchuncaví; – Abogado de vecinos de Codelco Ventanas dice que nuevo informe ratifica malas prácticas de empresa


De "carácter estructural" y "permanentes" son los problemas que llevaron a la fundición y refinería de cobre de la División Ventanas de Codelco a protagonizar el episodio de la nube tóxica que, en marzo del año pasado, afectó a los niños de La Greda, en la comuna de Puchuncaví.

Así lo establece la resolución 907 que el 18 de abril pasado evacuó la Seremi de Salud de la Región de Valparaíso a petición de la propia cuprífera, que realiza los trámites para evitar su clausura y cumplir los requisitos que el municipio de Puchuncaví le impuso para renovar su patente industrial.

Codelco Ventanas tiene hasta el 31 de julio para regularizar su situación. El plazo le fue otorgado hace un año, luego de que se constatara que, al igual que las instalaciones de otras empresas del parque industrial de Puchuncaví, su fundición y refinería funcionaban sin los permisos que el Código Sanitario fija a las industrias para mitigar su impacto en la salud y ambiente. El requisito es previo a la construcción de las instalaciones, pero en este caso se está aplicando luego de décadas de funcionamiento.

La resolución de la autoridad sanitaria de la V Región asigna -por primera vez- una calificación técnico-industrial a las instalaciones de Codelco-Ventanas, situándolas como una "industria peligrosa", rango máximo de riesgo.

El documento incluye, además, el informe sanitario, con observaciones de los problemas que personal especializado de la Seremi detectó en las plantas de metales nobles, de refinación a fuego y de ácido de la cuprífera, además de otros en su patio de acopios de minerales.

El informe de la Seremi señala que la planta de ácido, por ejemplo, "no cuenta con la capacidad técnica ni con dispositivos para la captación y el tratamiento del total de los gases provenientes de la fundición". Ello "genera gases fugitivos agresivos provenientes de sus ciclos productivos y que traspasan los límites o deslindes de la instalación". Los funcionarios de la Seremi pudieron constatar, además, fugas de gases desde sus ductos.

Si bien Codelco-Ventanas había admitido que esa instalación fue responsable de la nube tóxica que en marzo de 2011 intoxicó a 34 vecinos de La Greda, lo atribuía a una situación puntual derivada de la puesta en marcha de las faenas.

Sin embargo, el seremi de Salud Jaime Jammet ratificó ayer que las fiscalizaciones concluyen que se trata de "riesgos estructurales y permanentes, pues las instalaciones no permiten controlar el proceso productivo y hay fugas de gases". Las fugas, dice el informe, también se producen en la planta de refinación a fuego, mientras que la inadecuada ventilación en la planta de metales nobles expone a los trabajadores a contaminantes atmosféricos agresivos, entre otras deficiencias.

Discrepó del informe la gerente de Sustentabilidad de la División Ventanas de Codelco, María Tejos, quien señaló que varios de los problemas consignados por el documento ya fueron solucionados. "Hay un acuerdo con el municipio de Puchuncaví para que vayamos abordando el resto", manifestó ayer.
En tanto, el asesor jurídico del municipio de Puchuncaví, Eduardo Riveros, coincidió en que el objetivo no es clausurar la fundición y refinería, ya que generan 1.700 empleos. "Habrá que fijar una carta Gantt y plazos estrictos para que Codelco subsane las observaciones. Hay respaldo jurídico en la ley de Urbanismo y Construcción, y en el Código Sanitario", dijo.

Según Riveros, la patente industrial exige a la empresa contar con un informe sanitario, no que necesariamente este sea favorable. El presidente de la Comisión de Ordenamiento Territorial del Consejo Regional, Manuel Millones, dijo comprender la disyuntiva en la que está el municipio, donde radica ahora la decisión de clausurar o dar la patente definitiva. Estimó pertinente "que la Contraloría se pronuncie acerca de si los informes sanitarios tienen o no carácter vinculante para los municipios".

”La planta de ácido no cuenta con la capacidad técnica ni con dispositivos para la captación y el tratamiento del  total de los gases provenientes de la fundición, lo que genera gases fugitivos agresivos".
EXTRACTO DEL INFORME SANITARIO.

DECLARACIÓN
"Varios de los problemas consignados por el informe sanitario ya fueron solucionados. Hay un acuerdo con el municipio de Puchuncaví para ir abordando el resto", afirmó Codelco.

Comments are closed.