Más de 400 flamencos fueron anillados para estudiar su supervivencia

Once mil ejemplares habitan en el Salar de Surire. Las aves marcadas que sean vistas en otros países podrán ser identificadas como nacidas en Chile. Esta información ayudará a preservar esta vulnerable especie en el futuro. El Mercurio, 22 de mayo 2012.


Después del paso del invierno altiplánico, el proceso reproductivo de los flamencos ha dado frutos. Son casi tres mil los polluelos que revolotean en las aguas del Salar de Surire, Monumento Natural y zona Ramsar (humedal de importancia internacional) a 266 kilómetros de Arica.

Aquí, a 4.200 metros sobre el nivel del mar, en la comuna de Putre, cinco guardaparques de Conaf comienzan a "acarrear" a cerca de 400 crías de color gris. Cuidadosamente van guiando al grupo hasta un improvisado corral en medio del salar. Es el inicio del procedimiento de anillado o marcaje de especímenes.

Nacidos en Surire

Este es el segundo año que la Conaf realiza el anillaje de flamencos chilenos en la misma zona luego de una pausa de catorce años. A diferencia de la vez anterior, en esta temporada se estrenaron anillos con un código único que permitirá saber, a quien aviste a estos ejemplares en cualquier parte de los salares altoandinos de Bolivia, Argentina o Perú, que estos flamencos nacieron en Chile.

Asimismo, esta técnica busca dilucidar los lugares de desplazamiento que utilizan estas aves.

Es la quincena de mayo y las crías tienen dos meses, aproximadamente. La mayoría son de la especie de flamenco chileno, más propenso a anidar en Surire, pero que comparte el hábitat con el andino y el de James. En esta época son cerca de 11 mil aves, pero en diciembre llegan al peak de unas 25 mil, según censos anteriores.

"Nuestro plan es estudiar la especie durante los próximos diez años para conocer sus patrones de supervivencia y sus rutas migratorias. Esto es parte de un trabajo en conjunto con el Grupo por la Conservación de los Flamencos Altoandinos que reúne a los países vecinos de la región", cuenta Eduardo Katz, gerente de Áreas Silvestres Protegidas de Conaf.

Gracias a este trabajo se realizan dos censos simultáneos de flamencos cada año en los principales salares de Chile, Perú, Bolivia y Argentina, naciones que pertenecen al grupo.

La semana pasada, en total, se anillaron 434 flamencos en el Salar de Surire y se tomaron medidas morfométricas (peso, envergadura del ala, tarso y pico) a 209 de ellos. Estos pájaros son longevos y pueden llegar a vivir hasta 40 años. Por eso, su demarcación podría revelar valiosa información para su conservación a futuro.

Pese a que hasta ahora no han sido avistados flamencos con el anillo del año pasado, la Conaf no se desalienta. "No es un seguimiento inmediato. Los haremos varios años con los mismos anillos para registrar los flamencos en todos los salares de Chile o del extranjero", dice Héctor Peñaranda, director regional de Conaf Arica y Parinacota.

"Si nos encontramos en el futuro con uno de los 400 que marcamos podremos estudiar cómo ha evolucionado la colonia", añade Katz. Esto es de suma importancia, según Jorge Herreros, encargado de los recursos naturales y renovables y biodiversidad de la seremi de Medio Ambiente. "Los flamencos están en peligro, pero su población es estable. Al conocer su ruta se pueden tomar buenas decisiones para su conservación".

El invierno altiplánico que pasó fue el peor de la década, por lo que hay dudas de cómo pudo afectar o beneficiar a los flamencos del salar. "El aumento de lluvias representa mayor alimentación, pero en épocas de preproducción el exceso de agua puede anegar los nidos perdiéndose la colonia completa, porque los flamencos abandonan el lugar", agrega Peñaranda.

Los resultados que entregue el monitoreo del anillaje serán fundamentales para saberlo.  
 
Protección

Para proteger a los flamencos y su hábitat, la oficina regional de Conaf planea comprar un sistema de monitoreo GPS para las aves y firmar un memorándum de entendimiento entre las entidades que colaboran con la Convención Internacional sobre las Especies Migratorias, que busca proteger a estas aves y su hábitat.

 

Comments are closed.