Nuevos estudios y correcciones de Central Río Cuervo durarán entre seis meses a un año

Cristian Núnez, gerente de Medio Ambiente del proyecto, explicó que tendrán que trabajar nuevamente en los planes de prevención de riesgos, que por el momento, es el único punto que está pendiente para la Corte Suprema. Estrategia, 15 de mayo 2012.


Este viernes recién pasado, la Corte Suprema acogió un recurso de protección en contra del proyecto de la central hidroeléctrica Río Cuervo, que se ubicaría en Aysén y que comprende una inversión de US$733 millones y una potencia instalada de 644 MW. Esta iniciativa eléctrica, presentada por la compañía Energía Austral, se verá obligada a aplazar su construcción, según detalla su gerente de Medio Ambiente, Cristián Núñez.

—¿Cuándo calculan que podrán presentar los reparos que les hizo la Corte Suprema?

—Primeramente esperamos la notificación, que entendemos nos va a llegar proveniente del Servicio de Evaluación Ambiental, y estamos trabajando con nuestros expertos vulcanólogos para calcular cuánto demoraremos en el estudio, y eso está en análisis.

—¿Algún rango de plazo entonces?

—A grosso modo, creo que los estudios comprenderán un período de entre seis y 12 meses, pero depende mucho de las condiciones climáticas.

—¿Cuáles fueron los principales argumentos que tuvo la Corte Suprema para detener el proyecto?

—Quieren que se adelante un estudio que el Sernageomin había puesto como una condición en la evaluación ambiental del proyecto Río Cuervo. Este estudio estaba enfocado en hacer una actualización de la mejora o precisión de la prevención de riesgos. El Sernageomin lo había requerido previo al inicio de la construcción del embalse, y la Corte ha estipulado que tiene que presentarse ahora previo al informe consolidado de evaluación.

—¿Cuáles son los temas específicos que deben revisar para revertir esta situación?

—Tenemos que hacer un estudio que recolecte nueva información –los datos que nosotros recogimos son de 2007 a 2009 principalmente¬–, tenemos que hacer nuevas campañas, y desde el punto geológico no debiera haber grandes cambios, sólo verificar que los eventos que hemos estimado sean los adecuados.

—Por lo tanto, si se acogieran los reparos, ¿cuándo empezaría la construcción del embalse?

—En un principio teníamos estimado para el segundo semestre de 2013, pero con este retraso se desplazará el inicio de las obras de forma proporcional.

—¿Cuánto los afectó en dinero este retraso?

—Esto nos afecta en nuestro interés de iniciar pronto la construcción, y en el de generar 400 nuevos puestos de trabajo en Aysén, que se necesitan con urgencia. Dentro de la magnitud económica, no hay un gran costo para la empresa, porque no se han hecho contratos de construcción ni de generación por cumplir.

—¿Piensan emprender alguna acción judicial para revertir este tema?

—La Corte Suprema es la máxima autoridad para los temas legales, así que no nos queda más que respetar el fallo, y seguir trabajando por el proyecto. 

Comments are closed.