Informe de la ONU alerta sobre grave deterioro ambiental

De los 90 compromisos adquiridos por los países hace 20 años, sólo en cuatro hay avances. Expertos dicen que sin medidas drásticas, en 2020 ya habrá cambios irreversibles en la biosfera.;La Tercera, 07 de junio 2012.


A dos semanas de que parta en Brasil, la Cumbre Río+20, donde los mandatarios del mundo se darán cita para analizar los compromisos medioambientales que pactaron hace 20 años en la Cumbre de la Tierra, el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) y 22 científicos publicaron informes por separado, pero que llegan a la misma conclusión: el planeta se acerca peligrosamente a un daño medioambiental irreversible.

En el informe Panorama Ambiental Global 5, divulgado por Pnuma, 300 especialistas del mundo revisaron el nivel de cumplimiento de las 90 metas medioambientales impuestas en 1992. La conclusión: los avances son escasos, lo que ha implicado que el planeta esté hoy al borde de alcanzar a su límite sostenible. No es todo: si la humanidad no cambia sus hábitos radicalmente, llegará a un punto de inflexión que comenzará a manifestar sus primeros cambios irreversibles en 2020, dijo a la Tercera Nick Nuttal, del Pnuma.

El texto detalla que de los 90 objetivos medioambientales, sólo en cuatro el planeta ha logrado un avance significativo en las últimas dos décadas: eliminación de productos que agotan la capa de ozono (93%), supresión de combustibles con plomo, acceso a suministros de agua en mejores condiciones y fomento de investigación para reducir contaminación del medio ambiente marino. Sin embargo, hay 40 donde se lograron sólo algunos progresos (como ampliación de parques nacionales y zonas protegidas), otros 24 donde los avances fueron casi nulos (cambio climático, desertificación y sequía) y ocho donde derechamente se retrocedió, como la reducción de los arrecifes de coral y poblaciones de peces.

Nuttal dice que los ejemplos sobran: “Los gobiernos gastan US$ 17 mil millones subsidiando la pesca industrial, que es una cantidad desmedida, considerando la cantidad de recursos que hay en el mar. Hay que frenar esa sobreexplotación”, dice. Otro dato: Un 12% de la biodiversidad del mundo se ha perdido en 20 años y en los trópicos, ésta llega al 30% Lo anterior, dice, no sólo generará cambios genéticos en las especies, sino que producirá efectos en el desarrollo de industrias como la alimentaria y farmacéutica, que extraen gran parte de sus recursos de allí. De hecho, el informe dice que en los últimos cinco años no hay cambios ni en reducción ni en gravedad en cantidad de nitrógeno lanzado a la atmósfera, cambio climático y amenaza del 20% de los vertebrados.

Ricardo Barra, de la U. de Concepción y colaborador chileno del informe, explica que en el país los puntos críticos son la matriz energética, por su vuelco al carbón que aumentó fuertemente las emisiones de C2O. Y la extensión de las áreas urbanas en desmedro de terrenos agrícolas en Santiago, urbe que según Barra se transformará en una mega ciudad (más de 10 millones de habitantes), que -según el informe- han aumentado de 10 a 21 en 20 años.

Un margen de un 7%

Paralelo al informe del Pnuma, la revista científica Nature dedicó su edición al tema, donde 22 investigadores de todo el mundo, entre ellos chilenos, advierten que el crecimiento demográfico, la destrucción generalizada de los ecosistemas y el cambio climático pueden conducir la Tierra hacia un cambio irreversible en la biosfera. La investigación explica que este escenario tendría su punto de inflexión en la cantidad de superficie terrestre intervenida para uso urbano o agrícola, la que actualmente, con una población de siete mil millones de personas, alcanza alrededor del 43% de la superficie planetaria. Las proyecciones indican que hacia el año 2045, ésta aumentará 9 mil millones, empezando a verse estos efectos en el medioambiente a partir de 2025. “Creo que si queremos evitarlo, debemos intentar que la cifra de ocupación de superficie terrestre se mantenga alejada de la marca de 50%”, dijo Anthony Barnosky, de la U. de California, Berkeley. 

Comments are closed.