Informe del Banco Mundial analiza origen y efectos del ISA en Chile

Investigación. Equipo internacional concluyó que fue el resultado de un proceso de degradación ambiental y sanitaria, gatillado por el cáligus y la pobre calidad de los peces sembrados. Diario Austral de Osorno, 22 de junio 2012.


El ISA no fue sino la consecuencia de un proceso de degradación ambiental y sanitaria, cuyo factor gatillante fue el aumento del piojo de mar y la pobre calidad de los peces sembrados, lo cual generó condiciones propicias para que se desencadenaran los brotes del virus.

Esa es una de las principales conclusiones de un estudio internacional que ahondó sobre el origen, los efectos y las medidas que se puedan adoptar en torno al brote de virus ISA que afectó a la industria salmonera chilena desde el año 2008.

El estudio fue impulsado por la ONG "The Global Aquaculture Alliance" (GAA) y contó con el apoyo del Banco Mundial, la Subsecretaría de Pesca de Chile y SalmonChile. Su propósito fue analizar la evolución y recuperación de la salmonicultura chilena de la crisis del ISA.

En la investigación participaron destacados especialistas internacionales como John Forster, de Estados Unidos; Frederick Kibenge y Sophie St-Hilaire, de Canadá, y además colaboraron en este estudio José Miguel Burgos, por Subpesca, y Rolando Ibarra, de SalmonChile. La investigación fue coordinada por Adolfo Alvial.

Capítulos

El Informe cubre los capítulos relacionados con el origen y evolución de la enfermedad, el ISA propiamente tal, las medidas adoptadas en respuesta a la crisis, la recuperación y las proyecciones de la producción, la sustentabilidad de la industria chilena, finalizando con las conclusiones y lecciones de esta dura experiencia. Todo ello bajo una óptica amplia, que incorporó elementos productivos, científico-técnicos, regulatorios, financieros y sociales.

Adolfo Alvial explicó que, entre las conclusiones más importantes del análisis, está el que el éxito productivo y comercial de la industria no fue acompañado por un esfuerzo equivalente de investigación, monitoreo y regulación para prevenir riesgos biológicos esperables. "Este desbalance no permitió evitar y controlar los brotes de ISA iniciados desde el 2007, cuyos impactos productivos, económicos y sociales fueron magnificados debido al tamaño de la industria. La rápida diseminación del patógeno se vio facilitada por la alta concentración de centros en algunas áreas y por las pobres prácticas de producción y control sanitario ".

El informe también reconoce que el esfuerzo público-privado permitió el establecimiento de las medidas necesarias de regulación y fiscalización. Lo mismo ocurrió con las medidas de largo plazo tomadas por la industria, el estado y la banca, que permitieron la subsistencia de las compañías y el establecimiento de nuevas normas.

"Todo ello permitió un proceso de recuperación muy rápido con recuperación de indicadores sociales y económicos que no dejó dudas de la fuerte dependencia de las regiones X y XI de esta industria", explica Alvial.

El estudio indica que aún hay aspectos pendientes que eviten una concentración de la actividad, el mejor control de la dispersión de patógenos y las capacidades de carga, entre otros.

Aunque este trabajo ya concluyó, el Banco Mundial y GAA están interesados en que sus conclusiones sea utilizadas en otros países para elaborar programas preventivos en materia de acuicultura.  
 
"Este desbalance no permitió evitar y controlar los brotes de ISA iniciados desde el 2007, cuyos impactos productivos, económicos y sociales fueron magnificados debido al tamaño de la industria". Adolfo Alvial, Investigador.

Datos

Alvial explica que los riesgos de sobre concentración de biomasa en áreas sensibles de la Décima y Undécima regiones, persiste como un riesgo relevante.

El ISA no fue sino la consecuencia de un proceso de degradación ambiental y sanitaria en la industria, que venía observándose desde hacía al menos 4 – 5 años antes del 2007.

 

Comments are closed.